Rajoy descarta negociar la unidad de España: «Bajo chantaje no se construye nada»

Mariano Rajoy./Efe
Mariano Rajoy. / Efe

«El Gobierno tomará las decisiones que tenga que tomar en el momento preciso», asegura el presidente

EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado contrario a la negociación para resolver el desafío independentista catalán pues, ha dicho, "la unidad de España no se negocia" y "bajo el chantaje no se puede construir nada".

"Mientras no se vuelva a la legalidad, yo desde luego no voy a negociar", ha afirmado Rajoy en una entrevista a El País, en la que el presidente del Gobierno manifiesta tajantemente que impedirá "que cualquier declaración de independencia se plasme en algo" y que "España va a seguir siendo España y lo va a seguir siendo durante mucho tiempo".

Asegura Rajoy que el Gobierno "lo único que tiene", y el Gobierno catalán lo sabe, "es la idea de que no se puede dialogar sobre la unidad de España, ni mediar ni ser objeto de mediación, ni negociar con la amenaza de romper la unidad" del Estado.

A lo largo de la entrevista, reitera que España "no se va a dividir en absoluto" y que el Gobierno empleará "todos los instrumentos que nos de la legislación" para lograrlo.

"El Gobierno tomará las decisiones que tenga que tomar en el momento preciso", asegura Rajoy y continúa tajante: "el que tiene que tomar la decisión debe hacerlo con prudencia y siendo consciente de las consecuencias de la decisión que toma".

Rajoy condiciona esa toma de decisiones al cese de las "amenazas" independentistas que, dice, hacen "muy difícil" que el Gobierno adopte cualquier medida para acabar con la crisis catalana.

Entre las posibles soluciones que se barajan, no descarta el artículo 155 de la Constitución porque lo contempla la ley, pero ponerlo en práctica "a su tiempo", aunque para él "lo ideal" no es adoptar medidas "drásticas", sino que en Cataluña se produzcan "rectificaciones".

De lo que se muestra seguro es de que el Gobierno de España anulará una eventual declaración de independencia catalana y se encargará de que "no entre en vigor nunca".

Para Rajoy nunca existió el referéndum independentista pues considera un error hacer una consulta popular en la que se ponga "en tela de juicio la soberanía nacional" y porque asegura que los promotores del 1-O sabían "positivamente" que el Gobierno de España nunca lo autorizaría.

También lamenta la falta de diálogo del presidente catalán, Carles Puigdemont, que ha dado lugar a esta situación y su negativa a participar en los grupos de trabajo: "Es muy difícil negociar con quien no tiene más que un objetivo y es incapaz de moverse ni un centímetro", afirma.

Asegura el presidente que la Guardia Civil y la Policía Nacional continuarán en Cataluña "mientras las cosas no vuelvan a la normalidad".

Opina que es "imprescindible" que el Gobierno cuente con el "mayor respaldo posible" de los grupos políticos en este momento y que en eso coinciden el PP, el PSOE y Ciudadanos, pero descarta un gobierno de concentración porque "sería suficiente que fuéramos juntos todos".

Preguntado si el PSOE y Ciudadanos "aceptarían medidas más duras" para defender la unidad del Estado, responde que "estamos hablando" de ello, pero recalca, "la independencia no se va a producir".

Fotos

Vídeos