Rajoy defiende la presencia militar española en el Báltico por la amenaza rusa

Rajoy y Cospedal charlan ayer en la base de Ämari con el contingente español. :: Ints Kalnins/Reuters./
Rajoy y Cospedal charlan ayer en la base de Ämari con el contingente español. :: Ints Kalnins/Reuters.

El presidente visita a las tropas en Estonia y Letonia para transmitirles su apoyo por su trabajo para la «seguridad nacional»

MATEO BALÍN

Ämari (Estonia) . Casi dos años llevaba el presidente del Gobierno sin visitar a las tropas españolas en el extranjero. El último desplazamiento fue en noviembre de 2015 al sur de Turquía, donde se encuentra una batería antiaérea de misiles Patriot y 130 militares del Ejército de Tierra. En esta ocasión, Mariano Rajoy viajó ayer a Estonia y Letonia para conocer de primera mano la operación de policía aérea y terrestre en el Báltico. Una misión disuasoria de la OTAN frente a potenciales agresiones de Rusia. Todo ello en un contexto de 'guerra fría' desde la invasión de Crimea y la crisis de Ucrania de 2014.

Acompañado por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el jefe del Ejecutivo llegó a la base aérea de Ämari, Estonia, en un avión Falcón de la Fuerza Aérea Española. Ante los 128 militares del destacamento Ámbar, Rajoy mostró su «orgullo como español y presidente del Gobierno» por la tarea que realizan las tropas en el país de la Unión Europea más alejado de España.

«Ustedes contribuyen con la presencia de los cinco cazas F-18 a que un millón de estonios estén más seguros. La seguridad nacional y nuestros intereses están también en la solidaridad con nuestros aliados y en el cumplimiento de nuestros compromisos internacionales», señaló Rajoy desde el hangar central del destacamento, escoltado por los militares y un imponente caza bombardero del Ala 15 de la base aérea de Zaragoza. Posteriormente se reunió con el primer ministro estonio, Jüri Ratas, que desempeña durante el segundo semestre de este año la Presidencia de turno de la Unión Europea. Es muy significativo este encuentro en tanto en cuanto los Estados bálticos han entrado en el debate político español impulsados por el soberanismo catalán debido a su condición de antiguas repúblicas de la URSS que lograron independizarse en 1991.

«La seguridad nacional también depende de la solidaridad con nuestros aliados», afirma Rajoy

Interceptaciones pacíficas

Es la primera vez que Rajoy visita estas misiones que desarrollan el Ejército del Aire y el Ejército de Tierra. El primero de ellos, en la base aérea de Amari, corresponde a la rotación de la Policía Área Báltica que España desempeña desde el 3 de mayo hasta el 31 de agosto. Hasta la fecha se ha registrado 18 interceptaciones pacíficas de aviones militares rusos en el espacio vigilado.

La misión de los F-18 consiste en proteger la soberanía aérea de los Estados bálticos al no disponer éstos de recursos suficientes para esta labor. Además, contribuyen al tránsito seguro del tráfico aéreo de un área de entre 60.000 y 80.000 kilómetros cuadrados (un poco menos que el tamaño de Andalucía). Los cazas del Ala-15 ya se trasladaron entre 1992 y 2004 a Italia en diferentes rotaciones para las operaciones de la OTAN en Bosnia-Herzegovina y Kósovo.

En la misión de Letonia, que Rajoy visitará mañana, se encuentran las unidades acorazadas españolas que participan en la denominada Presencia Avanzada Reforzada dentro de la política de disuasión y defensa de la OTAN. España está encuadrada en el batallón multinacional canadiense con 310 efectivos, principalmente de la 'Brigada Extremadura XI', con base en Badajoz, y de la Agrupación de Apoyo Logístico número 61, destacado en Valladolid. Aporta cuatro carros de combate Leopardo y 12 vehículos de infantería Pizarro. Además de los canadienses, se integran en este batallón efectivos de Polonia, Italia, Eslovenia y Albania.

Esta es la primera vez que España despliega carros de combate en el exterior y ha supuesto un importante esfuerzo logístico para el Ejército de Tierra, según el Gobierno.

Fotos

Vídeos