Rajoy asegura que no permitirá a los «radicales» de la CUP marcar el rumbo en Cataluña

El presidente del Gobierno traslada a Felipe VI su convicción de que no se celebrará un referéndum soberanista el 1 de octubre

M. E. ALONSO MADRID.

El Gobierno recurrirá ipso facto la ley del referéndum si la Mesa del Parlamento catalán la califica para su tramitación parlamentaria. Así lo advirtió ayer el propio presidente tras el tradicional despacho estival con el Rey en el Palacio de Marivent. «Cataluña es el problema que más me importa», señaló Mariano Rajoy a los periodistas que le esperaban a la salida del encuentro.

El jefe del Ejecutivo llegó con retraso a su audiencia mallorquina con el Monarca. Un problema de lumbalgia, que requirió de atención médica, le impidió cumplir con el horario previsto. «Estoy en forma, mañana a las siete y media estaré caminando otra vez», comentó a los periodistas antes de abordar su cita con Felipe VI, en la que le trasladó al jefe del Estado su convicción de que en Cataluña no se celebrará el anunciado referéndum.

La hoja de ruta marcada desde Moncloa pasa por no dar aire a ninguna de las decisiones políticas que adopte el bloque independentista desde la Cámara catalana. El mensaje es claro: si el independentismo se mueve, el Gobierno central reaccionará de inmediato ya que lo que se pretende hacer es «absolutamente ilegal».

Rajoy recordó que su obligación como presidente es defender a los «millones de catalanes que piensan como yo». La cuestión estriba, según dijo, en que hay quienes «se han puesto del lado de los más extremistas». El líder del Ejecutivo acusó así a Carles Puigdemont de estar «equivocándose» por dejar el Gobierno en manos de los «radicales» de la CUP y dejar que «marquen el rumbo en Cataluña». Aunque no quiso adelantar escenarios, sí marcó como prioridad nacionales que las principales fuerzas políticas vayan de la mano en la cuestión catalana.

La mesa del Parlamento autonómico tiene previsto reunirse el próximo 16 de agosto para calificar el proyecto registrado por los diputados de Junts Pel Sí y la CUP. De inclinarse a favor de la ley del referéndum el Gobierno, acudiría de inmediato al Tribunal Constitucional porque será una «nueva patada al sistema democrático». Rajoy reconoció la satisfacción del Ejecutivo después de que el Constitucional suspendiera, al aceptar otro recurso del Gobierno, la reforma del Reglamento de la Cámara catalana a con la que los independentistas pretendían poder aprobar en 24 horas las «famosas leyes de desconexión».

Ataques al turismo

El empuje del turismo y los ataques que contra el mismo se están produciendo en Cataluña y Baleares fueron otros de los asuntos abordados por el presidente y el Rey en su almuerzo de trabajo. Rajoy condenó los ataques y recordó la importancia que tiene el sector para las economía nacional. «El turismo emplea algo más del 13% de las personas que trabajan en nuestro país y representa casi el 10% del PIB», aseguró.

Rajoy informó además al Rey de la reunión en la que participará el próximo día 28 con los mandatarios de Alemania, Francia e Italia para hablar sobre el futuro de la Unión Europea, en la que España apuesta por un ministro de Finanzas comunitario, por un presupuesto conjunto y por eurobonos para ir aproximando los niveles de vida y riqueza y obtener mayor confianza de los mercados. También trasladó al jefe del Estado sobre la postura del Gobierno español respecto a Venezuela. En este sentido, afirmó que el Ejecutivo «condena la violencia y exige elecciones libres y democráticas y la liberación de los 620 presos políticos». Según Rajoy, el Gobierno quiere para Venezuela lo mismo que para España, y no reconoce la Asamblea Nacional Constituyente ni ninguna de sus decisiones, «por ilegales, antidemocráticas y contrarias a la voluntad de los venezolanos».

Sobre los últimos sondeos del CIS, que dan una bajada de votos al PP, Rajoy restó importancia al descenso y recordó que un año antes de las elecciones de 2015, «el PP era supuestamente la cuarta fuerza política». El líder de los populares aseguró que en su partido están «con muchas ganas» y nuestra prioridad es gobernar», y yo me encuentro en forma para hacer, a pesar del incidente de esta mañana», añadió, en alusión al ataque de lumbago.

Más

Fotos

Vídeos