El Gobierno aprueba una norma a medida de CaixaBank para que salga de Cataluña

El Ministro De Guindos tras el consejo de ministros. / Efe

Luis de Guindos reconoce la presión de las compañías para que puedan ser los consejos, y no las juntas de accionistas, los que autoricen los traslados antes de la declaración de independencia

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Ministerio de Economía ha conseguido rizar aún más el rizo de la Ley de Sociedades de Capitales para conseguir abrir una vía para que las empresas catalanas, en general, y CaixaBank, en particular, puedan aprobar un cambio de domicilio social en 24 horas, sin necesidad a esperar que sean sus juntas de accionistas las que tengan que autorizarlo. El consejo de ministros no ha tramitado una modificación de esa norma de 2015, sino que lo que ha hecho ha sido incluir una "aclaración" a la que pueden aferrarse las sociedades catalanas que intentan salir de la comunidad.

Hasta ahora, la ley indicaba que eran los consejos de administración los que tenían la potestad para aprobar un cambio de sede social "salvo disposición contraria de los estatutos" de esa firma. Para no dinamitar el papel de los accionistas, la aclaración indica que en un conflicto entre consejo y junta, será el órgano directivo el que pueda decidir lo que desee respecto al domicilio jurídico "salvo que los estatutos dispongan expresamente que no ostenta esa competencia". En el caso de CaixaBank, sus normas internas indican que para proceder al traslado "se precisará el acuerdo de la junta".

Por eso, y para curarse aún más en salud, el Ejecutivo ha dispuesto una disposición transitoria en la que se facilita que una corporación pueda modificar sus estatutos en el futuro para dotar de ese poder de cambio de sede al consejo, aunque ese órgano lo podrá aplicar desde mañana mismo sin necesidad de esperar al cónclave de accionistas.

Luis de Guindos ha reconocido que esta medida viene justificada por la "demanda de amplios sectores empresariales" ante las "dificultades surgidas" para el normal desarrollo de su actividad en Cataluña. Tanto CaixaBank como Sabadell -cuyo consejo autorizó ayer el cambio a Alicante- habrían sufrido drenaje de depósitos en los últimos días. El ministro ha recordado que cada corporación puede hacer lo que desee con su sede social y que se limita a "favorecer" ese traslado. Además, ha recordado qeu la culpa de la actual situación se debe a "una política irresponsable que genera incertidumbre e inquietud".

Tras esta aprobación del decreto-ley, se abre la puerta para que las firmas cuyo cambio dependía de sus juntas puedan hacerlo de forma efectiva en los próximos días, aunque no será hasta mañana sábado cuando la norma entre en vigor. En cualquier caso, está previsto que el consejo de administración de CaixaBank se reúna de forma extraordinaria esta misma tarde para tomar alguna decisión al respecto, según apuntan fuentes bancarias. También lo podría hacer el máximo órgano de dirección de Gas Natural Fenosa, la compañía presidida por Isidro Fainé, quien hasta el año pasado también lo era de CaixaBank.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos