Una química de Tábara que regresó tras vivir en Londres

Los vecinos de la localidad natal de la fallecida recuerdan que colaboraba en todas las actividades culturales del municipio

A. P. ZAMORA.

Vecinos, amigos y familiares arroparon ayer a los padres, al hermano y al novio de Leticia Rosino Andrés en el municipio zamorano de Tábara, del que ella era natural, desde que se conoció el fatal desenlace de su desaparición unas horas antes.

La consternación y la tristeza llegan a toda esta comarca, ya que la familia es muy conocida porque regentan un supermercado en el municipio. El alcalde, José Ramos San Primitivo, destacó el carácter participativo de la joven. Colaboraba en todas las actividades culturales del pueblo y estaba «al pie del cañón» para organizar teatros, la cabalgata de los Reyes Magos, la representación del auto de los Reyes o un concurso de dibujo infantil que hacía todos los años para los niños durante las fiestas. También pertenecía a una de las peñas tradicionales de los festejos de Tábara, 'El Despiporre', una formación compuesta solo por chicas.

De pequeña estudió en el colegio de Tábara y fue al instituto Alfonso IX de Zamora. Además, estudió Química en la Universidad de León y después vivió en Londres, a donde se trasladó para estudiar inglés hasta que le ofrecieron un trabajo en Castrogonzalo. Aquí vivía actualmente junto a su pareja, David, y años antes había residido también en Benavente.

«Estamos muy consternados y la gente no se explica cómo ha podido ocurrir», destacaba ayer el regidor sobre la muerte de una joven que siempre apoyaba las iniciativas culturales que se ponían en marcha e incluso proponía algunas de propia iniciativa. «Ha sido un palo muy duro», afirmaban los vecinos al llegar al velatorio que se celebró en este pequeño municipio zamorano de 500 habitantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos