Puigdemont pide el «voto útil de país» para vencer a Rajoy

CRISTIAN REINO BARCELONA.

El presidente de la Generalitat destituido, Carles Puigdemont, cerró ayer la campaña de Junts per Catalunya, apelando al «voto útil de país» para «no regalar la soberanía» de Cataluña a Mariano Rajoy y «proteger» la institución de la presidencia de la Generalitat.

Puigdemont, que pronunció un discurso por videoconferencia desde Bruselas, que siguieron los suyos de forma simultánea desde un centenar de localidades, pidió el voto de todos los independentistas, de los catalanistas y de los que creen en la democracia. «No va de colores ni de personas, va de dignidad», aseguró. A su juicio, la razón de ser de estas elecciones, que calificó como las «más decisivas», es la restitución del anterior gobierno catalán, cesado por el 155. «La Presidencia de Cataluña no se decapita ni se cambia a conveniencia», afirmó.

Y para el exjefe del Ejecutivo, todo lo que no sea volver a ocupar su anterior puesto supondrá una victoria de Mariano Rajoy. «O gana el país o Rajoy», dijo. Puigdemont se comprometió a que si gana y es investido, «entrará al Palau de la Generalitat con todo el Govern cesado y decapitado».

La candidatura de Junts per Catalunya, que afirmó haber celebrado el mayor mitin de la historia de Cataluña (lo llamó «megamitin»), pues además del de Barcelona estaban los otros cien simultáneos, cerró la campaña reforzando los mensajes que ha trasladado durante toda la carrera electoral, en la que ha apostado por el personalismo y Puigdemont ha prescindido de su partido. Sobre todo el de que estas elecciones deben servir para restitutir al «legítimo» presidente de la Generalitat. La elección de cualquier otro jefe del Ejecutivo catalán sería avalar el 155. También Oriol Junqueras, que sería, por tanto, un presidente 155, según el argumentario neoconvergente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos