Puigdemont no logra convencer a Esquerra, que se limita a hablar de «frente común»

ADOLFO LORENTE

bruselas. Con Oriol Junqueras en la cárcel y Carles Puigdemont sin poder salir de Bélgica por orden judicial, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, no tuvo más remedio que coger un avión hasta la capital comunitaria para reunirse con el expresident del Govern representando al exvicepresident Junqueras. El puente aéreo Barcelona-Bruselas está colapsado. Ya lo han tomado 200 alcaldes independentistas, líderes del PDeCAT, la CUP y ayer, ERC, que se mantuvo firme en su idea de concurrir por separado a las elecciones del 21-D. El plazo acaba este viernes, pero la suerte parece estar echada. Eso sí, lo harán haciendo «un frente común».

Es el nuevo eufemismo ideado por los republicanos para convencer a los sectores sociales independentistas que sigue pidiendo reeditar 'Junts pel Sí' o incluso eso que Puigdemont llamó hace unos días 'la lista del president'. Al final, estarán 'junts' pero no revueltos, como confirmaron fuentes conocedoras de la reunión y como Junqueras pidió a los suyos antes de entrar a la cárcel sabedor de que Esquerra tiene una oportunidad histórica para derrocar a la extinta convergencia.

En declaraciones a los medios a última hora de la tarde, Rovira explicó que fue una reunión «de coordinación política y estratégica» para afrontar «los retos democráticos que hay por delante» ante unas elecciones «ilegales e ilegítimas». «Lo que queremos hacer es legitimarlas con nuestra participación y tenemos la obligación de ganarlas», zanjó.

Contra el 155

¿Irán en una lista conjunta? ¿Harán presidente a Puigdemont? La respuesta siempre fue la misma, insistir sin descanso en el «frente común a favor de la democracia, de terminar con el artículo 155, liberar los presos políticos en Cataluña y legitimar lo que han decidido los ciudadanos catalanes». En este sentido, explicó que están determinados a «confirmar en las urnas» el apoyo logrado el 1-O para constituir la nueva república catalana ante «aberraciones» como el 155. Rovira también aprovechó la oportunidad para reunirse con los exconsellers huidos, sobre todo con Toni Comín y Meritxel Serret, que son compañeros de partido y además repetirán en las listas de ERC para el 21-D.

Fotos

Vídeos