Puigdemont y Colau hacen frente común soberanista

C. REINO BARCELONA.

Entre los más de 700 alcaldes citados por la Fiscalía por colaborar con la organización del referéndum no está Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, que no cederá locales para la consulta, pues no quiere comprometer al consistorio ni a sus funcionarios en una votación ilegal, según sus servicios jurídicos. Aun así, la regidora quiso ayer escenificar su total apoyo a los ediles investigados y no solo se unió a la movilización organizada en la plaza Sant Jaume, sino que abrió las puertas del consistorio barcelonés para la organización de la protesta. Colau denunció la «vergüenza» que siente por un Estado que «persigue a los alcaldes».

Tras firmar una carta dirigida a Rajoy y al Rey junto con Carles Puigdemont para instar al Gobierno a negociar un referéndum; después de llegar a un acuerdo con el presidente de la Generalitat para permitir que en Barcelona se pueda votar el próximo 1 de octubre; y una vez que Catalunya en Comú, formación de Colau, llamara el viernes a su electorado a participar en la consulta, la alcaldesa de Barcelona consumó este sábado su alineamiento con el frente soberanista, a pesar de que su partido no reconoce el 1-O como un referéndum vinculante, sino como una movilización ciudadana.

Fotos

Vídeos