El PSOE rechaza abrir ahora el debate sobre el acercamiento de presos

«Estamos más por la memoria y la verdad que por la indulgencia», dice Ábalos tras el último comunicado terrorista

P. DE LAS HERAS MADRID

El PSOE no quiere hablar por el momento de un acercamiento de presos de ETA a la cárceles del País Vasco y descarta que esa cuestión pueda ser objeto de negociación en el marco del debate presupuestario. El secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, defendió ayer que la carta en la que la banda terrorista se comprometió el pasado viernes a dar por «superado» lo que califica de «conflicto» no debe dar pie a «indulgencia» alguna por parte del Estado de derecho. «La responsabilidad de una organización que ha causado tanto dolor -argumentó- no se puede liquidar con una notita».

El comentario del dirigente socialista llegó al hilo de la amenaza lanzada este lunes por Ciudadanos al Ejecutivo. El partido de Albert Rivera aseguró que retirará su apoyo a las cuentas públicas si Mariano Rajoy pacta con el PNV una flexibilización de la política penitenciaria. Tanto los nacionalistas vascos como el propio Gobierno mantienen que la cuestión no está encima de la mesa, al menos no vinculada a los Presupuestos. Pero a nadie se le escapa que si ETA se disuelve definitivamente el próximo 4 de mayo, como está previsto, el debate acabará emergiendo.

El principal partido de la oposición considera el asunto tan delicado que prefiere ir paso a paso. Ábalos no descartó que en un futuro pueda procederse a una revisión de la política de dispersión que, desde los años ochenta, se aplica a los presos etarras; política mantenida incluso después del cese de la actividad armada decretado en 2011. Pero argumentó que lo que toca ahora es «concluir la extinción definitiva de la banda criminal y dejar claro que ha triunfado el Estado de Derecho y que no se han aceptado chantajes».

«Con el tiempo, en el ámbito de la normalidad, la ley penitenciaria ya puede plantear esos beneficios en función del reo», añadió. Hoy por hoy, sin embargo, a su juicio, «no cabe» ir más allá, y menos vistos los planteamientos que sigue manteniendo ETA. Ábalos subrayó que el comunicado en el que la organización reconoce el «daño causado» y pide perdón sólo a parte de sus víctimas (las que, dice, no estaban «directamente» relacionadas con el «conflicto») no cumple las exigencias mínimas. «No vamos a aceptar que se imponga una revisión de la historia; apostamos más por la memoria y la verdad que por la indulgencia», insistió el número tres de los socialistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos