PP y PSOE ratifican su unidad en el 155 tras el golpe de mano del Parlament

El popular Javier Arenas 
(de pie) discute con el 
portavoz socialista en el 
Senado, Ander Gil, una 
enmienda al acuerdo para 
la aplicación del artículo 
155. :: J. J. Guillén / EFE/
El popular Javier Arenas (de pie) discute con el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, una enmienda al acuerdo para la aplicación del artículo 155. :: J. J. Guillén / EFE

El Senado autoriza al Gobierno a intervenir Cataluña por una rotunda mayoría, con la oposición de independentistas, nacionalistas y Podemos

PAULA DE LAS HERAS MADRID.

El pleno del Senado que autorizó ayer al Gobierno a aplicar toda la contundencia del artículo 155 de la Constitución en Cataluña comenzó con ciertas dudas (no muchas) sobre la capacidad del PP y el PSOE para mantenerse unidos hasta el final. Tardaron poco en disiparse. En torno a las 11:30 llegó a la Cámara alta la noticia de que Junts pel Sí yla CUP ya habían registrado en el Parlament una resolución para proclamar la independencia. Y los dos grandes partidos cerraron filas. El resultado final de la votación no admitió lugar a dudas: 214 'síes', 47 'noes' y una abstención.

En contra de avalar la destitución del Gobierno en pleno de la Generalitat, poner la Administración catalana en manos del Ejecutivo central y limitar los poderes del Parlament por un plazo máximo de seis meses durante el que Mariano Rajoy estaría obligado a convocar elecciones autonómicas, votaron el PDeCAT, ERC, Podemos, el PNV, Bildu y Compromís. A favor, PP, PSOE, Ciudadanos, UPN, Foro y Coalición Canaria. La abstención corresponde a Nueva Canaria.

El documento acordado el sábado pasado por el Consejo de Ministros sufrió algunos retoques. El primero, incorporado el jueves durante el debate en comisión, se refiere a la «proporcionalidad». La propuesta gubernamental ya señalaba que la aplicación de las cuantiosas medidas contempladas se llevaría a cabo de manera gradual, según fuera siendo necesario. Incluso planteaba la posibilidad de levantarlas de manera anticipada «si cesasen las causas que lo motivan». Pero el PSOE pidió incluir además un compromiso con la utilización «responsable» de esos instrumentos que le han sido habilitados. Y el PP dijo 'sí'.

El control de TV3

Los populares accedieron también ayer, tras varias horas de idas y venidas, a excluir del control del Ejecutivo a los medios de comunicación públicos, TV3 y Catalunya Ràdio. Convencerles de esto no resultó tan sencillo. Por el camino llegaron a proponer que fueran la Junta Electoral y la Comisión Mixta del 155 quienes llevaran a cabo esa tarea de supervisión. Pero el primer partido de la oposición puso pie en pared. En todo caso, dado que Rajoy disolvió ayer la cámara autonómica y convocó elecciones, la transaccional del PP será con reservas la que 'de facto' se aplique.

Coalición Canaria logró un cambio sustancial en el fondo, pero igualmente convertido en papel mojado: la supresión del apartado que obligaba al Parlament a contar con la autorización del Gobierno antes de tramitar cualquier iniciativa. Una medida que la formación nacionalista juzgaba inconstitucional.

El empeño del PSOE en introducir una salvaguarda en el texto por si, en el último momento, el presidente de la Generalitat decidía convocar elecciones se topó, en cambio, con la cruda realidad cuando el portavoz socialista, Ander Gil, aún veía alguna posibilidad de convencer a los hombres de Mariano Rajoy. El jefe del Ejecutivo no estaba dispuesto a garantizar por escrito que, en ese caso, suspendería la aplicación del 155 porque se temía una trampa de Puigdemont. Y finalmente, fueron los propios socialistas los que retiraron su enmienda.

«Serán ustedes, PP, PSOE y Ciudadanos, los responsables de lo que pueda ocurrir en Cataluña con la aplicación del 155. Nosotros no daremos ni un paso atrás», advirtió la senadora de ERC Mirella Cortés. «No reconoceremos a Rajoy como president de la Generalitat ni a sus ministros como consellers», remachó el portavoz del PDeCat, Josep Lluís Cleríes.

Más

Fotos

Vídeos