PSOE y Podemos unen fuerzas para que Rajoy comparezca en un pleno extraordinario

Pablo Iglesias atiende ayer a los medios en el Congreso. :: áNGEL DÍAZ

La Diputación Permanente decidirá si el presidente debe explicar «por qué no asume responsabilidades» por los casos de corrupción del PP»

ANDER AZPIROZ

Madrid. Tras un inicio repleto de titubeos y hasta con algún encontronazo en público, la nueva etapa en las relaciones entre PSOE y Podemos comienza a dar algún fruto. Tan solo unas horas después de la declaración del presidente del Gobierno ante el tribunal que juzga la primera época del 'caso Gürtel', ambos partidos unieron fuerzas y registraron una solicitud conjunta en el Congreso para que se convoque a la Diputación Permanente, órgano que sustituye al pleno de la Cámara baja fuera de los periodos ordinarios de sesiones.

El objetivo de esta reunión será tratar la propuesta lanzada el miércoles por Pablo Iglesias, y a la que se sumó ayer el PSOE, para que se convoque un pleno extraordinario en el que Mariano Rajoy «explique por qué no asume responsabilidades políticas por los casos de corrupción de su partido, que le han llevado a declarar en la Audiencia Nacional». El acuerdo entre PSOE y Podemos para presentar la iniciativa de forma conjunta se gestó en la mañana de ayer con una conversación teléfonica entre Pedro Sánchez e Iglesias. Desde el pasado junio ambos líderes políticos mantienen una comunicación fluida a través de la cual tratan de reconstruir los puentes rotos a lo largo de dos años de enfrentamientos.

La portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, justificó la urgencia de convocar el pleno extraordinario en que el jefe del Ejecutivo debe aclarar cuestiones que dejó sin responder en la Audiencia Nacional. «Políticamente hablando, Rajoy no se puede amparar en un 'no sé' o en un 'no contesto' y entendemos que tiene que venir al Parlamento y explicarlo», resumió Robles. La formación morada coincidió en este argumento, aunque también aprovechó para destacar el giro dado por el PSOE desde la llegada de Sánchez. Según se felicitan en Podemos, los socialistas han decidido acercarse a ellos y alejarse de un PP ante el que se abstuvieron en la investidura de Rajoy.

Según marca el Reglamento, la Diputación Permanente puede ser convocada a iniciativa de la presidenta del Congreso, de dos quintas partes de la Cámara o a propuesta de dos grupos parlamentarios. Este órgano cuenta con 65 miembros y su composición es proporcional a la del pleno, por lo que PSOE y Podemos necesitarán del apoyo de otras fuerzas parlamentarias para convocar el pleno extraordinario.

Para lograr el respaldo del resto de fuerzas el PSOE apeló hoy al resto de la oposición para actuar con responsabilidad frente a la corrupción del PP. Aunque aún no se han manifestado de forma oficial, el enfrentamiento que mantienen con los populares podría decantar a Esquerra, PDeCAT y EH Bildu a votar a favor de la comparecencia del presidente del Ejecutivo. La aprobación o no de la iniciativa quedaría así en manos de Ciudadanos y PNV. Albert Rivera ya ha avanzado que los seis representantes de su partido no votarán a favor de la convocatoria, aunque tampoco descartó una abstención que decantaría la balanza a favor de PSOE y Podemos. Pero si Ciudadanos votase con el PP, se produciría un empate que tendría que resolver el único representante del PNV en la Diputación Permanente. De momento, los nacionalistas vascos han avanzado que no se opondrán a la comparecencia de Rajoy, aunque también han mostrado su preferencia por que esta se produzca lo antes posible en el marco de la comisión del Congreso que investiga las finanzas del PP.

De salir finalmente adelante, la iniciativa de PSOE y Podemos quedaría a expensas de que la presidenta de la Cámara baja, Ana Pastor, fijase la fecha para la celebración del pleno extraordinario.

Más

Fotos

Vídeos