PSOE y Podemos intensifican su relación

Margarita Robles e Irene Montero mantienen su primera reunión para constituir los grupos de trabajo conjunto

M. E. ALONSO

MADRID. Con el regreso de Pedro Sánchez al sillón de mando de Ferraz, las relaciones entre el PSOE y Podemos han emprendido el deshielo. Después de una historia de fuertes desavenencias, marcada por la investidura fallida del socialista, ambos líderes se reunieron la semana pasada para comenzar una etapa de colaboración en el Congreso. Desde entonces, las conversaciones vía teléfono entre los dos dirigentes han continuado, según confirmaron fuentes de Podemos.

Uno de los resultados del encuentro entre Sánchez e Iglesias fue el acuerdo para constituir distintas mesas de trabajo coordinadas por las respectivas portavoces parlamentarias, Margarita Robles e Irene Montero, que ayer tuvieron su primera toma de contacto. Aunque esta reunión se desarrolló en un ambiente «cordial», según detallaron fuentes de ambas formaciones, no se llegaron a cerrar fechas de futuras citas ni la agenda sobre los primeros asuntos sobre los que trabajar. Para Montero, los trabajos que PSOE y Podemos abordarán en estos encuentros deben de servir no sólo para hacer frente a las políticas del Gobierno sino también para «construir una alternativa viable» que permita sacar al PP de la Moncloa con una nueva moción de censura, una herramienta que los socialistas son reacios a utilizar.

Y mientras llegan estas reuniones, desde la formación de Pablo Iglesias continúan intentando presionar al líder del PSOE para que convenza al diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, de que no apoye el techo de gasto. Pero las pretensiones de Podemos chocan con las de Sánchez, que ya advirtió dará libertad a Nueva Canarias y no interferirá en el sentido del voto. Sánchez apeló ayer a la «autonomía» de esa formación regional y limitó su acuerdo al voto en la investidura para hacer presidente al candidato socialista: «El PSOE es el PSOE y Nueva Canarias es Nueva Canarias», argumentó.

Fotos

Vídeos