PSOE pide la abstención de Ciudadanos para que Gabilondo presida Madrid

Ábalos advierte a Rivera de que no puede actuar como socio y oposición del PP al tiempo y define su relación con Rajoy como «sadomasoquista»

PAULA DE LAS HERAS MADRID.

El PSOE no se resigna a perder la oportunidad de desbancar al PP de la Comunidad de Madrid después de más de 25 años de gobierno. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, recriminó ayer a Albert Rivera, una vez más, que esté dispuesto a apoyar al candidato que eventualmetne propongan los populares a la presidencia regional a pesar de haber asegurado en múltiples ocasiones que se trata de un partido «en descomposción» y le pidió que facilite la investidura de su aspirante, Ángel Gabilondo, con una abstención. Si los socialistas no logran su propósito, al menos esperan que la operación pase factura a la formación liberal, que vive su momento más dulce en las encuestas. Por eso, continuarán bombardeándole hasta la extenuación para evidenciar la contradición que supone presentarse como abanderados de la regeneración democrática al tiempo que lanzan un salvavidas a un partido que encadena escándalo tras escándalo en una autonomía de enorme relevancia simbólica. Hay tiempo para presionar. El PP dispone de casi un mes, hasta el día 21, para proponer un aspirante a la presidencia. El exministro de Educación y expresidente de los rectores españoles formalizó ayer la suya. «Tampoco le pedimos que nos apoyen -dijo Ábalos-. Si les revuelve el hecho de apoyar a Gabilondo porque, a pesar de ser independiente, está en el grupo socialista no hace falta que le voten pero si lo rechazan estarán salvando al PP».

El candidato socialista ya tiene el sí casi firme de Podemos, la tercera fuerza de la Asamblea regional. Eso significa que parte con 64 votos y que, si Ciudadanos se abstuviera, como reclama el PSOE, superaría con creces los 48 del PP. Pero las posibilidades de que eso ocurra son ínfimas. Rivera, que se jacta de haberse cobrado la cabeza de la presidenta madrileña, siempre dijo que cualquier candidato «limpio» del partido de Rajoy le valdría para sustituirla y justifica su posición en que el PP fue la fuerza más votada en 2015.

Es cierto, aun así, que su posición en esta crisis ha ido evolucionando. En un primer momento, rechazaron exigir la dimisión a Cifuetnes por los supuestos tratos de favor con el máster y hablaron de crear una comsión de investigación. El PSOE le reprocha, precisamente por eso, que ahora se «cuelgue la medalla» de la caída de Cifuentes. «Si nosotros no hubiéramos presentado una moción de censura no habría habido elemento de presión», dijo Ábalos. «Ciudadanos pretende actuar como socio y oposición. Es una relación sadomasoquista, pero tiene que definirse».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos