PP, PSOE y Ciudadanos unen fuerzas en el Congreso contra el independentismo

Las tres fuerzas votan juntas para tumbar las comparecencias del Gobierno que pedían Esquerra y PDeCAT

ANDER AZPIROZ

madrid. PP, PSOE y Ciudadanos aparcaron ayer sus diferencias para plantar cara a las reclamaciones de las fuerzas independentistas en la Diputación Permanente, el órgano del Congreso que ejerce las funciones del pleno en periodo de entre sesiones.

Las tres formaciones, a las que Unidos Podemos ha bautizado como «el bloque monárquico» y los indepedentistas «el del 155», tumbaron una tras otra las solicitudes de comparecencia presentadas por PDeCAT y Esquerra. Estos dos formaciones habían reclamado explicaciones a tres ministros (Cristóbal Montoro, Alfonso Dastis y Juan Ignacio Zoido) y a la vicepresidenta. El motivo iba desde la posibilidad de prolongar la intervención económica en Cataluña y la ampliación en el tiempo de la aplicación del 155 a las deficiencias en el voto en el exterior en las pasadas elecciones autonómicas.

En el caso del 155, el diputado exconvergente Carles Campuzano exigió que la vicepresidenta aclarase hasta cuándo perdurará el control de la Generalitat por parte del Gobierno central, que calificó como el «mayor ataque al autogobierno nunca vivido» en Cataluña. «Quiero que se den explicaciones y espero que la normalidad retorne a Cataluña, que los representantes legítimos de Cataluña vuelvan a gobernar y que el Parlamento de Cataluña pueda volver a ejercer con normalidad sus decisiones democráticas», resumió Campuzano.

Ciudadanos no encontró ninguna urgencia para la comparecencia de la vicepresidenta. Los socialistas replicaron que el fin de la aplicación del 155 está en manos de los independentistas, a los que se acusó además de buscar una «permanente puesta en escena». Desde el PP se censuró la deriva del soberanismo, de la que se responsabilizó al expresidente Carles Puigdemont. Según señaló el popular Carlos Fiorano ante los críticas de Esquerra y PDeCAT, «no se persiguen ideas sino a los que tratan de imponer sus ideas vulnerando la ley». Aunque con argumentos diferentes, el voto de las tres fuerzas fue coincidentemente negativo.

Respecto al voto en el exterior, todos los portavoces reconocieron que la normativa actual pone serias trabas para ejercer el derecho al sufragio. Pero también se recordó que las dificultades fueron las mismas para independentistas constitucionalistas, y se recordó que ya existe una subcomisión en el Congreso específica para encontrar una solución a este problema.

Más coincidencias

Los asuntos vinculados a Cataluña no fueron los únicos en los que el PP obtuvo el respaldo de PSOE y Ciudadanos, ya fuera con un voto en el mismo sentido o la abstención. Los tres abortaron la propuesta de Podemos de crear una comisión de investigación por la muerte de un inmigrante en la cárcel de Archidona.

Tampoco prosperó la iniciativa de los morados para que el pleno debata la convocatoria de un Debate sobre el estado de la Nación, una cita que no se celebra desde febrero de 2015. La abstención del PSOE evitó asimismo la comparecencia del ministro del Interior para explicar las cargas en el referéndum del 1-0. Los socialistas consideran suficientes las respuestas que dio Juan Ignacio Zoido el pasado jueves en el Senado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos