Las propiedades de la familia de ETA en La Rioja

C.N. LOGROÑO.

Ezcaray se convirtió en el 2008 en uno de los enclaves desde los que operó el comando Vizcaya hasta que fue desmantelado. En el casco urbano de la villa riojalteña llegaron a contar con tres viviendas, aunque ninguna de ellas era propiedad directa de los etarras. Dos eran de familiares de miembros del comando, en concreto, la que estaba localizada en la entrada del municipio, en el edificio 'El Fuerte II' estaba relacionada con Iñigo Gutiérrez Carrillo y otra, situada en la urbanización El Cardizal, estaba vinculada a los familiares de Maialen Zuazo. Un tercer piso, también en 'El Cardizal', fue alquilado en enero del 2008 por la etarra Olga Comes, quien vivió en ese inmueble hasta mayo con los cabecillas del comando Jurdan Martitegi, que poco después pasó a ser número uno de la banda, y Arkaitz Goikoetxea. En la misma edificación el juez Fernando Grande-Marlaska poseía una vivienda para el verano.

En Logroño, los liberados del complejo Vizcaya también contaban con otra vivienda. De hecho se escondieron de enero a julio del 2008 en el piso de la calle Isaac Albéniz, en el barrio de El Arco, que también había alquilado la etarra Olga Comes. Desde este inmueble prepararon los atentados de las casas cuartel de Calahorra y Legutiano y el ataque al Club Marítimo de Getxo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos