Los procesados «silenciaron» las matizaciones de Montoro

M. S. P.

madrid. El auto del juez Pablo Llarena incluye una dura crítica a la táctica de los procesados de argumentar que no podían acusarles de malversación porque el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró en una entrevista que el referéndum del 1-O no se pagó «con dinero público».

Llarena acusa a los imputados de «silenciar» las «matizaciones» que el propio ministro hizo en esa entrevista en el diario 'El Mundo'. Según el juez, Montoro, pese a proclamar un principio de confianza respecto de los funcionarios de la administración autonómica, admitió «la posibilidad material de que pueda existir una mecánica de fraude oculta y no confirmada».

El juez precisa que antes de las palabras de Montoro, Hacienda detectó «determinados marcadores» que apuntaban a irregularidades. Además, recuerda que la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ha puesto en marcha efectivamente «mecanismos de control» sobre las cuentas de la Generalitat, pero remarca que estas herramientas «descansan en el suministro de información de alcance estrictamente contable (...) de suerte que el control primero no supone necesariamente que la realidad fáctica o material sea coincidente con la documentación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos