La prisión de los exconsejeros aviva la reedición de Junts pel Sí

La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, atiende a los medios. :: Alejandro García / efe/
La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, atiende a los medios. :: Alejandro García / efe

La ANC y Ómnium aumentan la presión a los partidos secesionistas para que pacten una lista unitaria de cara a las elecciones del 21-D

CRISTIAN REINO

barcelona. El independentismo tiene claro que la mejor respuesta que puede dar a Mariano Rajoy por aplicar el 155 y a la justicia española por encarcelar a Oriol Junqueras y siete exconsejeros es logrando una victoria contundente en las próximas elecciones del 21-D.

Su objetivo esta vez es obtener la mayoría absoluta de escaños y también la de votos, lo que no pudo alcanzar el 27-S de 2015 y que ha supuesto uno de sus principales déficit para defender el proceso a nivel internacional. Lo que no tienen claro en el independentismo es cuál es la mejor estrategia para optimizar sus resultados. El portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardá, insistió ayer en que la mejor fórmula es que cada partido se presente por su cuenta, pues entiende que ofrece «mayores posibilidades de alcanzar mejores resultados». La lista unitaria tiene la ventaja de que convierte las elecciones en excepcionales (plebiscitarias para el secesionismo), pero los republicanos creen que dejaría escapar votos y escaños.

La dirección del PDeCAT, por su parte, abrió ayer por primera vez la puerta a la lista unitaria, como la que hermanó a Convergència y Esquerra en 2015, junto a las líderes de la ANC y Ómnium. Lo hizo la coordinadora general del partido, Marta Pascal, que en cualquier caso anunció la decisión de la formación neoconvergente de poner en marcha la maquinaria de primarias para elegir al cabeza de cartel, haya o no lista conjunta del independentismo, lo que deja entrever que los partidos no tienen una posición «cerrada», según reconoció Joan Tardá. De momento, solo ha confirmado su voluntad de optar a las primarias Santi Vila, pero hay otros candidatos que aún no han dado el paso, como Mercé Conesa, Neus Munté o Josep Rull, aunque este último fue ayer enviado a prisión y su situación es toda una incógnita.

El PDeCAT abre la puerta a la lista unitaria mientras ERC sigue apostando por las candidaturas separadas

Los partidos, por tanto, no descartan nada, pero el tiempo corre y la decisión de presentarse juntos tienen que formalizarla el martes que viene como muy tarde. La presión para que haya una nueva Junts pel Sí aumentó ayer por la decisión de la jueza de la Audiencia Nacional de enviar a prisión al exvicepresidente Oriol Junqueras y siete exconsejeros. Los partidos secesionistas coincidieron en dar una respuesta conjunta. «Una estrategia conjunta para defender la república», según la propuesta que la ANC y Ómnium pusieron ayer sobre la mesa.

Las entidades soberanistas ya no son lo que eran, su influencia sobre los partidos no pasa por sus mejores tiempos, pero las circunstancias respecto al viernes, cuando fueron convocadas las elecciones, han cambiado. En un primer momento, la ANC y Ómnium se quedaron casi solas pidindo la lista unitaria. Ni el PDeCAT ni Esquerra se dieron por aludidos de entrada. Sin embargo, la prisión incondicional de los exconsejeros y el hecho de que la jueza pueda decretar orden de detención internacional para Carles Puigdemont y varios de sus exconsejeros abrió un nuevo escenario en el movimiento independentista.

Intensificar los contactos

La propuesta que lanzó el presidente de la Asociación Catalana de Municipios, Miquel Buch, de formar una lista con Puigdemont, Junqueras, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez puede ser una marca electoral imbatible de cara al 21-D. Unidos en torno al Gobierno que consideran el legítimo de Cataluña y unidos para reclamar la república, la recuperación del autogobierno y la libertad de los dirigentes encarcelados.

Al calor de las decisiones judiciales, el PDeCAT, ERC y las plataformas secesionistas tienen previsto intensificar a partir de hoy los contactos para acabar de definir la estrategia. Esquerra celebrará el sábado su consejo nacional, donde hará su propuesta casi definitiva, igual que la CUP, que en principio es más reticente, pero tampoco descarta nada. El PDeCAT reúne hoy a su comité nacional.

«Veo que los partidos constitucionalistas han optado por ir separados porque consideran que tienen mayores posibilidades de alcanzar un mejor resultado», dijo Tardá en La Sexta. Y a su juicio, «lo más interesante» sería que se evidencie la «riqueza ideológica» de Cataluña con distintas candidaturas. «Tengo la impresión de que distintas candidaturas bajo un mismo paraguas evidencian la riqueza ideológica presente en Cataluña y sería lo más interesante», remató.

La presión que ejerza el soberanismo, que anuncia movilizaciones continuas, puede acabar siendo determinante. Y en un contexto muy complicado como el que se perfila desde ayer, el electorado soberanista no entendería cálculos partidistas.

Fotos

Vídeos