Prisión para el acusado del asesinato del hombre con los tirantes de España

Rodrigo Lanza asegura que el fallecido le llamó «sudaca de mierda» y le atacó con una navaja

L. TORRES

zaragoza. La juez encargada de investigar el asesinato de Víctor Laínez, el hombre de 55 años que falleció tras ser presuntamente golpeado en la cabeza y por la espalda con una barra de hierro en un bar de Zaragoza, decretó ayer prisión sin fianza para el sospechoso del asesinato, Rodrigo Lanza, de 33 años y origen chileno. La magistrada considera que existen indicios de que el detenido pudo agredir a la víctima por motivos ideológicos, que según las primeras hipótesis podrían tener su origen en los tirantes con los colores de la bandera de España que vestía.

También hay pruebas, respaldadas por los exámenes médico y forense, de que Laínez recibió golpes cuando yacía en el suelo de los que no pudo defenderse y que le produjeron la rotura de los huesos de la nariz y zonas adyacentes. Por último, la juez valora que no existen dudas sobre la identidad del autor de los hechos en bases a las declaraciones de los testigos.

Lanza, militante antisistema que cumplió cinco años de prisión por dejar tetrapléjico a un guardia urbano durante el desalojo de un edifico ocupado en Barcelona, se negó a responder a las preguntas de las acusaciones, aunque sí lo hizo a las de la juez y la defensa. Su versión difiere del atestado policial al que ha dado credibilidad la magistrada. El acusado reconoce que agredió a Laínez, pero mantiene que lo hizo en legítima defensa.

Lanza manifestó ante la juez que el fallecido se dirigió a él para preguntarle su lugar de origen y después le espetó un «sudaca de mierda, vuelve a tu país». El detenido añade que cuando se disponía a abandonar el bar, Laínez se abalanzó sobre él con una navaja y entonces le propinó un puñetazo para defenderse. Después, aseguró, se marchó del local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos