El presidente evita la foto con Bárcenas y Correa detrás

A. A.

madrid. Uno de los mayores temores del PP, ver al presidente del Gobierno sentado delante de Francisco Correa o Luis Bárcenas, no se hará realidad. Ningún fotógrafo ni cámara podrá captar una imagen de este tipo porque el auto de citación a Mariano Rajoy contempla que «dada la condición del testigo se considera procedente adoptar cuantas medidas sean necesarias para preservar su imagen institucional, testificando en estrados en la forma en que determine el Tribunal». De esta manera, el jefe del Ejecutivo tiene la opción de testificar desde uno de los laterales de la sala, a la altura de los abogados de la defensa, y no desde el centro, donde tras la mesa de declaraciones se ubican los acusados. Los demás testigos sí han debido colocarse delante del banquillo.

Se tiene esta deferencia pese a que en el mismo auto de citación se señala que Mariano Rajoy no comparece como presidente del Gobierno, «sino como un ciudadano español en calidad de testigo por hechos que se están juzgando en este Tribunal en razón a los cargos que tenía en el PP, colaboración con la justicia y en un acto ciudadano que se enmarca en la normalidad democrática y del Estado de derecho».

El no tener cerca a los implicados en la 'trama Gürtel' supone un pequeño alivio para el jefe del Ejecutivo, quien vio rechazada su propuesta de testificar por videoconferencia. Rajoy alegó el gran despliegue de seguridad que debería hacerse en caso de declarar en persona y su apretada agenda. No convenció al tribunal que le obligó a responder a las preguntas en persona, aunque sea desde un lateral de la sala.

Fotos

Vídeos