El presidente esquiva aclarar ante las víctimas si acercará a presos de ETA

Rajoy, ayer, junto a Mari Mar Blanco, en la reunión con las asociaciones de víctimas. :: Virginia Carrasco/
Rajoy, ayer, junto a Mari Mar Blanco, en la reunión con las asociaciones de víctimas. :: Virginia Carrasco

Promete a más de una veintena de colectivos que no habrá «impunidad» y que el Gobierno «se ajustará a la ley»

LORENA GIL MADRID.

Mariano Rajoy prometió ayer a las víctimas que no habrá «impunidad» con los presos de ETA, pero evitó aclarar si en un futuro se producirán acercamientos a cárceles próximas al País Vasco. El presidente del Gobierno se reunió a puerta cerrada en La Moncloa con 25 colectivos de damnificados por el terrorismo para conocer su sentir tras el final de ETA. También asistieron el jefe de Gabinete de Presidencia, José Luis Ayllón; el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido; y la directora de atención a víctimas del Ejecutivo central, Sonia Ramos. Fue el primer encuentro a tan alto nivel que Rajoy mantiene con la inmensa mayoría de asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo.

El objetivo de la reunión era que los diferentes colectivos trasladaran de forma directa a Rajoy y a los representantes de Interior «cómo han vivido» la escenificación de la desaparición de la banda. La inmensa mayoría coincidió al considerar una «humillación» que ETA sólo pidiera perdón a parte de ellas. Ayer, repitieron este mismo mensaje. «Vomitivo e indecente» llegó a calificar ayer Teresa Jiménez-Becerril el final de la banda.

Tras una reunión que se alargó durante más de dos horas, la mayoría de los asistentes aseguraron salir «satisfechos» de su conversación con Rajoy. «Hemos escuchado lo que veníamos a oír», afirmó la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. Mari Mar Blanco se refirió, como lo harían después otras víctimas, al compromiso de Rajoy a no permitir que haya «impunidad penal, policial ni política» y a dar la batalla por el relato para evitar que «la historia la construyan los terroristas». Rajoy aseguró no haber «hablado nunca con ETA» ni haber tratado con el PNV la cuestión de los reclusos de la banda durante la negociación presupuestaria.

«Si los presos rechazan la violencia, no tendremos nada que decir si los acercan al País Vasco»

Y es que una de las claves de la cita era ver si las víctimas conseguían que el presidente del Gobierno tuviera un pronunciamiento claro sobre si se llevarán a cabo movimientos en materia de presos. Sobre este capítulo, Consuelo Ordóñez fue especialmente directa. Pero la respuesta le dejó al salir «igual» que cuando entró. La presidenta de Covite llegó incluso a pedir a Mariano Rajoy que no ceda la transferencia de prisiones al Gobierno vasco para evitar que «abra las puertas de las cárceles» a los etarras. No encontró respuesta.

Rajoy siempre ha medido sus palabras a la hora de referirse a la política penitenciaria. Ya el pasado domingo afirmó que «el Gobierno y yo siempre hemos trabajado en el marco de la absoluta legalidad. Lo hemos hecho hasta ahora, lo vamos a seguir haciendo y ningún anuncio de ETA va a cambiar esto», aseguró en una entrevista en el periódico 'La Rioja'. En un momento en que el lehendakari, Iñigo Urkullu, le demanda movimientos con los presos de la banda terrorista . La decisión del PNV de ausentarse del Pacto Antiterrorista obedece también a esa apuesta por «flexibilizar» la política penitenciaria. Además, tanto el PSOE como Podemos se han mostrado favorables a que Rajoy reconsidere la situación actual de los presos de ETA.

Al lado de la legalidad

El presidente del Gobierno insistió ayer en ese mensaje: «No habrá cambios en la política penitenciaria», «los etarras cumplirán sus condenas» y se respetará «escrupulosamente la ley», dijo. Ahora bien, y aunque algunos colectivos de víctimas entendieron que con sus palabras Rajoy venía a afirmar que no acercaría a presos de ETA, lo cierto es que la ley permite llevar a internos de la banda a cárceles próximas al País Vasco si éstos, de forma individual, rechazan la violencia. Y lo cierto es que sobre ese detalle Rajoy no se pronunció. Cosa bien distinta son los beneficios penitenciarios. «Las víctimas siempre hemos estado del lado de la ley. Por eso, si los reclusos de ETA rechazan la violencia, no tendremos nada que decir si ustedes los acercan a cárceles del País Vasco y Navarra», trasladó Consuelo Ordóñez a Rajoy.

A una sola voz pidieron justicia para los más de 300 casos pendientes de resolver o que el Gobierno evidencie «el falseamiento» de la historia, como sentenció Ana Iribar, viuda de Gregorio Ordóñez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos