Los populares moderan su postura y no tocarán las inversiones del País Vasco

La formación sí introducirá cambios en algunas concesiones al PNV que figuran en los Presupuestos

K. DOMÍNGUEZ / N. VEGA

BILBAO / MADRID. Alfonso Alonso quiso atajar ayer todas las especulaciones que en los últimos días se han hecho sobre la decisión del PP de enmendar en el Senado sus propios Presupuestos Generales del Estado para retirar, a modo de castigo, las partidas pactadas con el PNV. El presidente de los populares vascos reconoció que su partido sí va a modificar las cuentas, pero «garantizó» que se mantendrán «todas las inversiones» previstas para Euskadi. Las que planteó el PP en el borrador inicial y las que pactó con los nacionalistas. Más de 500 millones, sobre todo para el Tren de Alta Velocidad, que continuarán vivas pase lo que pase. «Todo eso se va a respetar. Vamos a actuar con seriedad, sensatez e inteligencia. ¿Por qué habla el PNV de venganza? Eso sólo puede surgir desde la mala conciencia», analizó Alonso.

Sus palabras chocan con las pretensiones de buena parte de su partido, que apostaba por neutralizar las aportaciones de los nacionalistas tras decantar la moción de censura contra Rajoy. Una maniobra que, reconocen en el PP vasco, habría dañado también los intereses y la imagen de la formación conservadora, y a la que el PNV ya había empezado a sacar punta. «Es una operación quirúrgica y selectiva contra Euskadi y (el PP) deberá dar explicaciones a la sociedad vasca», criticó el martes el portavoz del Gobierno autonómico, Josu Erkoreka.

El PP vasco ya trató de encauzar el lunes el tema e Iñaki Oyarzábal, senador y presidente del partido en Álava, puntualizó que el «grueso» de las inversiones para Euskadi no se tocarían. Ayer Alonso fue más allá y garantizó todas. Según las fuentes consultadas, no actuó por su cuenta y riesgo. Cuando este miércoles compareció ante la prensa contaba ya con el aval de su jefe de filas, Mariano Rajoy, para suavizar la posición inicial.

Si el PP retiraba partidas para Euskadi podría entenderse como que habían sido concesiones a los nacionalistas y facilitar una identificación entre el PNV y el País Vasco. «Esas partidas son nuestra voluntad. Son las inversiones de España en el País Vasco. Somos nosotros los que queremos el TAV. Bildu es el que se opone, ese mismo partido con el que el PNV ha pactado ahora», detalló Alonso.

De hecho, acusó a los nacionalistas de ser ellos quienes han puesto «en grave riesgo» la ejecución de todas las inversiones al dejar en manos del Gobierno socialista la plasmación de unas cuentas «a las que votó 'no'».

Con las manos libres

El presidente del PP vasco acotó en todo momento su compromiso a las «inversiones», no al conjunto de las propuestas incluidas por el PNV en los Presupuestos. De hecho, admitió que las cuentas van a ser modificadas y apostó por que algunos de esos cambios «no les gustarán» a los nacionalistas. «Ahora tenemos las manos libres porque ellos han roto su compromiso», argumentó.

Alonso no desveló de qué partidas se tratan. Según fuentes nacionales del PP, el equipo económico está analizando todo de manera exhaustiva para enmendar aquellas actuaciones que suponían un guiño político al PNV o al Gobierno autonómico. Y la decisión la materializará el grupo popular en el Senado. «Son gente seria que sabe qué cosas se pueden mejorar», lanzó enigmático el presidente de la formación en el País Vasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos