La Policía investiga si la auxiliar asesinó a otros dos pacientes del centro

Una cámara espía grabó a la auxiliar del Hospital de Alcalá entrando en la habitación de la fallecida poco antes del deceso

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional investiga si la auxiliar de enfermería Beatriz López Doncel, encarcelada por supuestamente haber asesinado el jueves de la pasada semana a una paciente, pudo intervenir en la extraña muerte de, al menos, otros dos enfermos del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, en Madrid, y en el intento de asesinato de una cuarta persona, también un anciano.

Según informaron fuentes de la investigación, en los dos casos mortales, los pacientes, que se encontraban en vías de recuperación, fallecieron por una embolia gaseosa en el corazón. El daño que causó la muerte era compatible con la inyección de aire en las arterias que van al órgano cardiaco, supuestamente la forma en que López Doncel acabó el jueves pasado con la vida de Consuelo D., de 86 años. En los cuatro casos investigados, López Doncel se encontraba de guardia.

La prueba de cargo que puede llevar a la auxiliar a pasar más de 20 años en la cárcel solo por el asesinato de Consuelo es una cámara espía que la Policía instaló hace ahora dos años en el ala B de la quinta planta del Hospital Príncipe de Asturias. Ese dispositivo fue autorizado en el marco de una investigación para determinar la causa de la muerte de la que cronológicamente sería su segunda víctima mortal: otra octogenaria que falleció en el verano de 2015, también cuando se encontraba en claro proceso de mejora y, como Consuelo, a punto de recibir el alta hospitalaria.Fue ese dispositivo, situado en el pasillo, el que grabó cómo López Doncel entró a la habitación de Consuelo, sin tener motivo aparente para ello, poco antes de que la anciana sufriera un paro cardiaco provocado por una embolia gaseosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos