La policía impide a los Mossos incinerar varios documentos confidenciales

Interior sostiene que los papeles podrían tener relación con el operativo del 1-O

M. SÁIZ-PARDO BARCELONA.

Nuevo encontronazo entre las fuerzas de seguridad del Estado y los Mossos d'Esquadra. La Policía Nacional impidió ayer que los agentes autonómicos quemaran en una incineradora de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) varios documentos confidenciales. Según la Brigada de Información del CNP, esos papeles podría tener relación con el dispositivo policial de 1-O.

El rifirrafe tuvo lugar a las once de la mañana a las puertas de la planta de tratamiento y selección de residuos Tersa. Una veintena de agentes de las Unidades de Intervención de la Policía (UIP, antidisturbios) cortaron el paso a un convoy de los Mossos compuesto por una furgoneta y dos patrullas. Los agentes del Ministerio del Interior impidieron el paso a los funcionarios autonómicos y les reclamaron el contenido de la furgoneta. Los mossos les exigieron la orden judicial, que no llegó hasta tres horas después cuando la juez de las Audiencia Nacional Carmen Lamela, que investiga la sedición en el 1-O del mayor Josep Lluís Trapero y otros agentes, dio su autorización para requisar esos documentos.

Los Mossos negaron que esos papeles tengan relación alguna con su actuación el día del referéndum declarado ilegal. Según el cuerpo autonómico, se trata de archivos de la Comisaría General de Información con datos administrativos de la oficina de apoyo a esta comisaría, relativos a permisos, vacaciones y bajas, así como sobre operativos y diligencias policiales y documentación diversa. El cuerpo autonómico insistió en que desde hace años procede a la destrucción en estas instalaciones de documentos sensibles, al menos, cada seis meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos