Podemos plantea una reforma electoral que beneficiaría a Cs

Podemos plantea una reforma electoral que beneficiaría a Cs

La formación de Iglesias negociará con los de Rivera cambiar la ley D´Hont, incrementar la paridad en las listas o rebajar la edad de voto

M. E. ALONSO

MADRID. Unidos Podemos llega hoy a su reunión con Ciudadanos dispuesto a consensuar una reforma de la ley electoral «que se aproxime más a la realidad social de los españoles» y a hacerlo antes de los comicios municipales y autonómicos de 2019.

La principal propuesta que pondrá sobre el tapete la formación de Pablo Iglesias plantea cambiar la fórmula de reparto de escaños y pasar del método D'Hont al Sainte-Laguë, que se utiliza en Alemania, Noruega y Dinamarca y que, en su momento, fue defendido por Izquierda Unida. Es, según Podemos, una fórmula más proporcional, que refleja mejor el principio de igualdad de 'una persona, un voto' y cuyos resultados se acercan más a los de la circunscripción única -que rige en los comicios al Parlamento Europeo-. «Es un punto de consenso razonable para que tengamos un Congreso que se parezca más a lo quiere España», argumentó Iglesias, que desgranó ayer su propuesta en un acto en Madrid.

Según los cálculos de la formación morada, quien mayor beneficio sacaría de ese sistema es Ciudadanos, ya que de haberse aplicado en las generales del 26 de junio de 2016 el partido de Albert Rivera hoy tendría 44 diputados en el hemiciclo, doce más que los 32 actuales. Podemos y sus confluencias hubieran logrado seis escaños más y tendrían 77, en vez de 71, mientras que el PP habría bajado de 137 a 122 y el PSOE tan solo perdería uno, de 85 a 84 parlamentarios. Esquerra Republicana se quedaría igual y PDeCAT y PNV perderían un escaño.

Desde la dirección de Podemos consideran este cambio factible ya que no requeriría tocar la Constitución, sólo la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), obligando a quien no esté de acuerdo a retratarse votando en contra y para la que necesitarían sí o sí el respaldo de los socialistas.

La segunda propuesta busca aumentar el número de mujeres en política. El grupo confederal apuesta por garantizar por ley una representación del 50% de ambos sexos con un sistema «cremallera» que obligue a que hombres y mujeres se alternen en la lista consecutivamente, de forma que todos tengan opción a puestos de salida. Una propuesta, como la que ya utiliza el partido de Pablo Iglesias o el PSOE, y que tendría una excepción: dos mujeres podrían ir seguidas; dos hombres, no. Esta fórmula se ha implantado ya en algunas autonomías, como Andalucía, Castilla la Mancha o País Vasco.

Bajar a 16 la edad de voto

En el apartado de ampliación de derechos, la formación de Iglesias propone eliminar «los obstáculos» que la reforma del voto rogado de 2011 impuso a los españoles en el extranjero, simplificar los trámites y agilizar los plazos para aumentar la participación. También apuesta por la extensión del derecho a voto a los ciudadanos entre 16 y 18 años, que supondría incrementar el censo en cerca de un millón de votantes. Según los datos del último CIS, la franja de edad más joven es la que más vota a la formación que lidera Iglesias. Concretamente, el 22,9% de los votantes de entre 18 y 24 años frente a las 11,5% de los sufragios que cosecha el PSOE.

Por último, Unidos Podemos quiere blindar los debates electorales entre candidatos a la Presidencia del Gobierno. Su propuesta es que se celebren un mínimo de dos y, al menos, uno de ellos en una televisión pública. También apuestan por recortar los gastos que los partidos tienen durante las campañas electorales a través de un mailing único. Es decir, que en un mismo sobre se envíen de forma conjunta todas las candidaturas de los partidos. Una propuesta que los morados y los naranjas ya pusieron sobre el tapete para el 26-J, pero que PP y PSOE rechazaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos