El pleno de investidura tensa las costuras del independentismo

Tardá con la socialista Batet en un debate ayer en Madrid. :: ch. m. / efe/
Tardá con la socialista Batet en un debate ayer en Madrid. :: ch. m. / efe

El secesionismo se asegura la mayoría absoluta con la renuncia de tres de los exconsejeros huidos a Bruselas

CRISTIAN REINO

barcelona. La frágil unidad independentista se pondrá hoy definitivamente a prueba cuando la Mesa de la Cámara tenga que decidir si suspende la sesión de investidura, la aplaza o desacata al Constitucional y apuesta por la elección del presidente de la Generalitat a distancia. Máxima tensión en el secesionismo, donde se perpetúa la eterna pugna entre Junts per Catalunya y Esquerra. En los movimiento previos al pleno parlamentario de esta tarde, los dos 'gallos' del soberanismo insistieron ayer en marcarse de cerca.

Carles Puigdemont, que reapareció en la Cámara catalana, eso sí, a través de 'skype', en la reunión del grupo de Junts per Catalunya, mantuvo todas las puertas abiertas y redobló la presión sobre el presidente de la Cámara para poder ser investido. El expresidente de la Generalitat pidió «amparo» a Roger Torrent ante las actuaciones judiciales y gubernamentales del Estado para «impedir que pueda asistir al pleno de investidura». Con la petición, el expresidente apretaba a Torrent para que hoy permita la investidura a distancia, ante el riesgo de ser inhabilitado.

En Esquerra reiteraron el apoyo a la elección de Puigdemont, pero insistieron en que «por encima de todo está el país», dando continuidad a la advertencia lanzada el domingo por el diputado en el Congreso Joan Tardá de que tarde o temprano el secesionismo tendrá que acabar «sacrificando» al expresidente de la Generalitat.

Junts per Catalunya, ERC y la CUP se reunieron ayer en la Cámara catalana para tratar de enviar una imagen de unidad y para negociar el programa del gobierno autonómico, pero en la partida de ajedrez que juegan los independentistas, los republicanos adoptan el papel de posibilistas. Su tesis es que hace falta un gobierno que se ponga a trabajar ya para dar carpetazo al 155. En Junts per Catalunya, en cambio, no admiten más plan que investir al exalcalde de Girona o, de manera alternativa, la convocatoria de elecciones, un escenario que Esquerra rechaza.

La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, añadió más tensión a las relaciones entre los secesionistas al cargar contra Tardà, por «coincidir» con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, en sugerir que se «sacrifique» a Carles Puigdemont.

La presión entre los soberanistas estará hoy muy presente en las reuniones previstas de la Mesa, tanto en la de primera hora de la mañana, como en las que puedan convocarse una vez arranque el pleno y los grupos pidan diferentes reconsideraciones, entre otras la de poder investir a Puigdemont a distancia, como se prevé que haga Junts per Catalunya.

Roger Torrent recibió ayer la notificación del Tribunal Constitucional sobre el pleno de investidura y por tanto ya está advertido de las responsabilidades en que puede incurrir si no acata la resolución del Constitucional de suspender el pleno en caso de que el candidato Puigdemont no acuda a la sesión.

Sobre lo que no tendrá que debatir la Mesa del Parlament es sobre la delegación de voto de los diputados que están en Bruselas (sí de los encarcelados Junqueras y Sánchez), después de que Toni Comín retirara esta petición. Comín, de ERC, y Carles Puigdemont son los únicos diputados que están en Bruselas que no han renunciado a sus escaños. Los otros tres, Lluís Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí lo hicieron ayer, y de esta manera aseguraron la mayoría absoluta de los independentistas en una supuesta votación de investidura.

Junqueras fuera del grupo

Mientras, los dos principales partidos soberanistas acabaron ayer de perfilar sus grupos parlamentarios. Junts per Catalunya ha designado como presidente al expresidente de la ANC y número 2 de la candidatura, Jordi Sànchez, actualmente encarcelado, y ha nombrado portavoz a quien dirigió la campaña, Elsa Artadi. El portavoz adjunto será Eduard Pujol, además de Albert Batet, Josep Maria Forné y Gemma Geis.

En ERC, Marta Rovira será la presidente del grupo y Sergi Sabriá, el portavoz, un esquema similar al que tienen en la organización del partido republicano. En ERC han prescindido de Oriol Junqueras, en prisión preventiva, a diferencia de Junts per Catalunya que ha incluido a Jordi Sánchez. Republicanos y neoconvergentes reservan a Puigdemont y Junqueras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos