El PDeCAT obvia la secesión en los objetivos de la legislatura

Insta al resto de formaciones a llegar a un acuerdo para la mesa y para poder investir a Puigdemont

C. REINO

barcelona. El PDeCAT fijó ayer los objetivos de la legislatura, que pasan por «recuperar las instituciones catalanas, trabajar por la liberación de los presos políticos y ensanchar la base social del independentismo». A pesar de que la Cámara catalana proclamó el 27 de octubre la república catalana, la puesta en marcha de la secesión no figura entre la terna de propósitos de los neoconvergentes para esta legislatura. Junts per Catalunya añadió a esos tres objetivos «retirar el 155 y corregir sus efectos, facilitar la vuelta de los exiliados con seguridad y garantías y abordar la legislatura a partir de la mayoría conseguida por el independentismo».

A diferencia de Esquerra que habla de «desplegar la república», un concepto lo suficientemente ambiguo para contar con margen de maniobra. Los republicanos, por ejemplo, mantienen que desarrollar la república implica, por ejemplo, aumentar las zonas verdes de los pueblos y ciudades de Cataluña o mejorar las tasas de paro. Esquerra descartó durante la campaña la vía unilateral, pero ayer reiteró que no pedirá permiso a nadie para la construcción nacional. La CUP, por su parte, insiste desde la noche electoral que solo pactará un acuerdo con las fuerzas soberanistas si existe un compromiso inequívoco de poner en marcha la república.

El PDeCAT celebró ayer su primera ejecutiva del año, en la que mostró su «confianza» en un acuerdo entre los partidos soberanistas que permita constituir la mesa del Parlamento, investir al presidente de la Generalitat y formar gobierno sobre la base de restituir el ejecutivo cesado con la aplicación del artículo 155. La reunión de los neoconvergentes sirvió además para hacer balance de las elecciones del pasado 21-D, en las que la formación presidida por Artur Mas concurría integrada en Junts per Catalunya. Los herederos de Convergència han valorado como «muy positiva» la fórmula impulsada por Carles Puigdemont, que, a su juicio, ha sabido recoger la esencia del PDeCAT.

Esta marca ha permitido, según destacó la coordinadora del partido, Marta Pascal, ser «una vez más» la opción soberanista más votada en unas elecciones al Parlamento catalán. Los neoconvergentes destacan su «aportación» al triunfo de Junts per Catalunya con 15 diputados electos de la formación nacionalista. A su entender, los resultados fueron «magníficos» en la Cataluña interior, aunque debe «mejorar» en las zonas metropolitanas, sobre todo en Barcelona y Tarragona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos