El parricida de Moraña reconoce que asesinó a sus hijas con una radial

David Oubel, en un momento de la vista judicial ayer en la Audiencia de Pontevedra. :: s. sas /efe
David Oubel, en un momento de la vista judicial ayer en la Audiencia de Pontevedra. :: s. sas /efe

R. C.

MADRID. David Oubel, el hombre acusado de matar brutalmente con una sierra radial a sus dos hijas de nueve y cuatro años en Moraña (Pontevedra) en el verano de 2015, rompió ayer su silencio y reconoció haber acabado con la vida de las dos pequeñas. Lo hizo ante el juez en la primera de las tres jornadas previstas de juicio en la Audiencia de Pontevedra. «Reconozco todos los hechos de los que se me acusa», expuso.

El parricida confeso admitió que, en contra de lo que alegaba inicialmente su defensa, sabía en todo momento lo que hacía. Oubel argumentó que las personas «a veces» viven situaciones «límite» y se toman decisiones nefastas, de las que dijo «arrepentirse» y por las que incluso llegó a pedir «perdón». Pero ni el arrepentimiento ni la petición de perdón van a hacer desistir a la Fiscalía y la acusación particular, esta última en representación de la madre de las dos niñas, que solicitan por primera vez, la pena de prisión permanente revisable recogida en la última reforma del Código Penal.

Fotos

Vídeos