El Parlamento catalán acelera para abrir la vía a la ruptura exprés con España

Aprobará la semana próxima la reforma que permitirá tramitar la ley del referéndum por la vía urgente

CRISTIAN REINO

barcelona. Los grupos independentistas aprobarán la próxima semana la reforma del reglamento de la Cámara catalana para poder tramitar la ley del referéndum de manera urgente y en lectura única.

La que debería ser la norma «más importante» que aprobará el Parlamento catalán en toda su historia, según expresión utilizada por los secesionistas, se despachará en un debate de poco más de dos horas y en el que la oposición no podrá casi ni presentar enmiendas.

La Junta de Portavoces y la Mesa de la Cámara catalana dieron ayer luz verde a llevar al próximo pleno el debate y votación del cambio del reglamento del Parlamento catalán. La sesión tendrá lugar el martes y miércoles, y será el último pleno de la temporada. La propuesta de Junts pel Sí y la CUP es que con el cambio del reglamento el procedimiento abreviado de tramitación conocido como «lectura única» sea también competencia de los grupos parlamentarios y no solo del Gobierno autonómico.

Su intención es aprobar de manera urgente las llamadas leyes de la desconexión. La primera de ellas es la ley del referéndum, presentada el pasado 4 de julio en el Teatro Nacional de Catalunya. La norma establece que «prevalecerá» sobre la Constitución y que en caso de que el sí gane en la consulta del 1-O se pueda proclamar la independencia en un plazo de 48 horas. Las otras leyes de la ruptura son la de transitoriedad jurídica, que no está claro aún si será sancionada antes del 1 de octubre, y las de la hacienda propia y la seguridad social catalana.

Sin aval de los expertos

La reforma del reglamento de la Cámara catalana no cuenta con el apoyo de las cuatro fuerzas no secesionistas de la oposición. El Consejo de Garantías Estatutarias, el Constitucional catalán, advirtió además a Junts pel Sí y a la CUP de que aprobar las leyes de la desconexión por la vía de la lectura única viola la Constitución, el Estatuto y vulnera los derechos de la oposición.

Los letrados del Parlamento catalán cuestionaron además la reforma porque no genera consenso entre los grupos y podría perjudicar las «minorías parlamentarias».

Fotos

Vídeos