El Pacto Antiterrorista rehúsa hacer una declaración sobre ETA para evitar roces

El ministro Zoido preside ayer la reunión del pacto antiterrorista con el resto de representantes de los grupos parlamentarios :: e. p./
El ministro Zoido preside ayer la reunión del pacto antiterrorista con el resto de representantes de los grupos parlamentarios :: e. p.

Zoido avisa a los reclusos de la banda de que no tendrán beneficios por firmar un simple «formulario»

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Ni una declaración conjunta de todos los partidos para escenificar la unidad frente a la banda terrorista que durante 59 años sembró de violencia España. Tampoco debate sobre la política penitenciaria tras la disolución de ETA. Las formaciones del Pacto Antiterrorista orillaron ayer los temas más delicados para evitar roces e intentar transmitir una imagen de unidad que ni siquiera se plasmó en una foto de familia.

Tras dos horas de cumbre en el Ministerio del Interior, el único punto en común de las once formaciones participantes en el foro fue el reconocimiento expreso a las víctimas de ETA por su contribución a la desaparición de la organización terrorista.

El Ministerio, que barajó antes de la cita la posibilidad de que del encuentro saliera un comunicado conjunto que certificara que «ETA no se ha disuelto voluntariamente sino que ha sido derrotada», finalmente descartó la idea ante las divergencias surgidas entre los partidos y la imposibilidad de llegar a un texto común que firmaran todas las fuerzas que participaron en el encuentro. A saber, PP, PSOE, Podemos (como observador), Ciudadanos, Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias, Partido Aragonés, Coalición Canaria, PDeCAT y UPyD.

A la ausencia ya anunciada del PNV, que ya anticipó que no iba a participar en este foro por considerar que no es útil tras el fin de la banda, se unió el boicot de Esquerra, que ni siquiera respondió a la invitación de Juan Ignacio Zoido para avisar de que no participaría en el pacto.

El ministro quiso restar importancia a las ausencias y, sobre todo, a la imposibilidad de los partidos para ponerse de acuerdo en un texto de mínimos. «No se trataba de hacer una declaración programática y de estar pendientes de una coma», apuntó el ministro, quien aseguró que la reunión (que ni siquiera quiso denominar como Pacto Antiterrorista como sí hizo Mariano Rajoy cuando anunció su convocatoria la pasada semana) era que la Policía, la Guardia Civil y el Citco informarán a los partidos sobre el estado de la lucha antiterrorista y «mantener la unidad» de las fuerzas políticas. «Lo importante no era el formato ni el nombre», llegó a afirmar el ministro, quien, no obstante, se felicitó de que se haya «alcanzado un mínimo consenso democrático», aunque sin documento alguno.

El encuentro fue a puerta cerrada, pero se conocieron detalles importantes, como el hecho de que todas las fuerzas, a excepción de UPN y UPyD, evitaron poner sobre la mesa la cuestión de los presos. El diputado de Unión del Pueblo Navarro en el Congreso Íñigo Allí avisó que su formación exigirá que Rajoy se comprometa por escrito a no participar en una mesa para negociar el acercamiento de reclusos de ETA a cárceles vascas y navarras o, de lo contrario, su formación votará en contra de los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

«¿Y los presos?»

UPyD, por su parte, sí que preguntó en su turno: «¿Y los presos, qué?». «Los presos, aplicación escrupulosa de la ley. No habrá contraprestaciones ni concesiones», fue la respuesta de Zoido, quien no quiso abrir en la reunión un debate sobre el tema. Posteriormente, ya en la rueda de prensa, el ministro sí se explayó más y avisó a los reclusos etarras que para acceder a beneficios penitenciarios el requisito no va a ser «rellenar un formulario» en el que se pida perdón, sino «acreditar y mantener a lo largo del tiempo actitudes y conductas». El ministro del Interior fue insistente y hasta en tres ocasiones aseguró que la política penitenciaria será la «aplicación escrupulosa de la ley». «El anuncio de ETA no va a cambiar nada. No va a haber impunidad. Los terroristas no van a conseguir nada ahora. La derrota de ETA es un logro de toda la sociedad», fueron los mensajes principales que lanzó dentro y fuera de la sala de reuniones del Pacto Antiterrorista.

PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos eludieron la polémica. Coincidieron con el ministro en restar importancia a la falta de un documento conjunto y en subrayar que el objetivo del encuentro era certificar que ETA ha sido derrotada gracias a toda la sociedad, la unidad de los partidos, a la lucha de las fuerzas de seguridad, a la labor de jueces y fiscales y al papel imprescindible de las víctimas. «No era el objetivo del pacto hablar de cambios de política penitenciaria», apostilló la socialista Margarita Robles. Rafael Mayoral, de Podemos, reccordó que su formación defiende que los presos cumplan sus condenas cerca de sus lugares de origen, pero no fue más allá.

Desde Ciudadanos, Juan Carlos Guirauta subrayó que los reclusos de ETA «no pueden tener beneficios» por dejar de matar». La misma idea que explicó el portavoz popular Carlos Rojas, quien se mostró partidario del cumplimiento íntegro de las condenas «sin contrapartidas».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos