Pablo Iglesias entrega Podemos en Cataluña a Ada Colau

A. A. MADRID.

La elección de Xavier Domènech como nuevo secretario general de Podem, la marca de Podemos en Cataluña, consolida la subordinación de la formación de Pablo Iglesias a los comunes de Ada Colau en esta comunidad. Este es justo el escenario al que se resistió el anterior líder podemista en Cataluña, Albano Dante Fachín, quien al final pagó su rebelión con la salida del partido.

A diferencia de lo que hace en otras autonomías, Iglesias renunció a controlar Podem el momento después de firmar su alianza con la alcaldesa de Barcelona. La apuesta fue un éxito en un primer momento al erigirse En Comú Podem en primera fuerza en las dos últimas elecciones generales. Las malas noticias llegaron en los comicios autonómicos, donde la alianza quedó relegada a la quinta posición y obtuvo un resultado peor que en la anterior convocatoria.

Pese a ese último fracaso, en la dirección nacional existe el convencimiento de que la coalición con los comunes, cueste lo que cueste, es imprescindible para albergar una mínima esperanza de tocar poder a nivel nacional. No en vano, Cataluña es tras Andalucía la comunidad autónoma que más diputados aporta al Congreso.

Domènech se ha convertido en nuevo secretario general de Podem con el apoyo de un 72% de la militancia. Compatibilizará el puesto con el de coordinador de Catalunya en Comú -el partido de Colau- y la portavocía del grupo parlamentario en el Parlament. Aunque mantiene una estrecha relación con Iglesias, proviene de los comunes, algo que según los críticos supone dejar la dirección regional en manos de alguien ajeno al partido. De hecho, una de sus rivales en las primarias, la senadora Celia Cánovas llegó a recurrir sin éxito su candidatura.

El amplio respaldo conseguido legitima a Domènech e Iglesias en su deseo de profundizar en la coalición. En cualquier caso, la primera tarea será pacificar un partido que ha vivido en continúa tensión hasta ahora. Para lograrlo, el nuevo secretario general llamó este miércoles a dejar atrás «conflictos internos que a veces han tenido poco de político».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos