La oposición pide ya la cabeza del nuevo director de los Mossos

El nuevo director de los Mossos, Pere Soler, junto a uno de sus tuits, en el que se lee «espero que nos vayamos ya porque me dais pena todos los españoles». / R. C.

«Me dais pena todos los españoles», dijo Pere Soler, tachado de «hispanófobo y supremacista» por los grupos no secesionistas

C. REINO

barcelona. El nuevo director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, fue blanco de las críticas de la oposición en la Cámara catalana, que pidió su destitución antes de que tomara posesión oficial de su cargo. El Gobierno catalán firmó el decreto del nombramiento del jefe de la Policía catalana, y sin haber siquiera prometido su cargo desde el Palau de la Generalitat, ante la contundencia de las críticas, se vieron obligados a reafirmarle en el puesto. «Tiene toda nuestra confianza», expresó el portavoz, Jordi Turull.

Soler, que sustituye a Albert Batlle tras los cambios impuestos por Carles Puigdemont y Oriol Junqueras en la Consejería de Interior para que los Mossos no sean un obstáculo para el 1-O, fue presentado como un dirigente discreto y comprometido con el referéndum. Sin embargo, su cuenta de Twitter le ha dejado en muy mal lugar y desde la oposición le tacharon de xenófobo, supremacista, machista e hispanófobo. «A los que juzgáis sin conocer, honrado también de estar a vuestro servicio», fueron ayer sus primeras palabras tras ser nombrado.

Soler es un independentista convencido. En el transcurso de la conferencia que Junts pel Sí organizó el pasado 4 de julio en el Teatro Nacional de Cataluña y en el que Puigdemont presentó los detalles de la ley del referéndum, dejó escrito en su cuenta de Twitter que el Estado central «no podrá evitar el referéndum».

Una opinión, que va en línea con el cambio ideológico experimentado en la Consejería de Interior. El anterior consejero, Jordi Jané, que se fue por sus dudas respecto al plan rupturista, defendía que los Mossos deben cumplir la ley. El nuevo, Joaquim Forn, mantiene que deben facilitar que el 1-O se desarrolle con normalidad.

Muy activo en las redes sociales, antes de ser el máximo responsable de la Policía catalana, dejó algunas perlas, que le describen como un secesionista 'pata negra'. El 23 de octubre de 2016, suspiró por que la independencia de Cataluña llegue cuanto antes y mostró su desprecio hacia los españoles. «Espero que nos marchemos ya, porque me dais pena todos los españoles», aseguró después de que el PSOE decidiera abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy.

Sobre unas declaraciones de Susana Díaz, señaló: «Todos los catalanes, también los nacidos en Andalucía, si queremos nos iremos con o sin referéndum, ¿queda claro?». Y al líder del PP catalán, Xavier García Albiol, le espetó: «Eres un claro exponente de por qué queremos y marcharemos de España. Das mucha pena, votaremos», afirmó. En otra ocasión, sobre los casos de corrupción en el PP, escribió que «no habla de 'zombies' y menos de 'zombies' españoles, si España no fuese un país de pandereta estarían ya investigados y dimitidos».

Defensa al ataque

«Si alguno esperaba que fuera simpatizante del PP o Ciudadanos...», fue la defensa que hizo de él el Gobierno catalán, que pasó al ataque asegurando que no aceptan lecciones sobre cómo gestionar la Policía y que los únicos cuerpos que no actúan de acuerdo a la ley son las fuerzas de seguridad españolas.

Desde Ciudadanos cargaron contra Soler y contra la remodelación del Ejecutivo y criticaron que para entrar en el gobierno de Puigdemont sólo hace falta un requisito, «ser más independentista que nadie». El PP exigió que no tome posesión de su cargo por hacer comentarios «supremacistas e hispanófobos» y pidió a Soler que no traslade a sus nuevas responsabilidades las actitudes «claramente xenófobas» manifestadas desde su perfil en las redes sociales.

Más

Fotos

Vídeos