La oposición denuncia que con la DUI «lo revientan todo»

Inés Arrimadas. :: efe/
Inés Arrimadas. :: efe

Ciudadanos, PSC, PP, y Catalunya Sí que es Pot, arremeten contra la resolución soberanista aprobada en la Cámara

R. C BARCELONA.

El Parlamento catalán se volvió ayer a romper en dos, tal y como pasó en septiembre cuando se aprobaron las leyes de desconexión. La oposición en bloque se opuso ayer con contudencia a la aprobación de la resolución independentista de Junts pel Sí y la CUP.

El más tajante fue el portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, quien llegó a romper el papel de la propuesta porque, según dijo, es «ilícita, inmoral y antiética» y «arruina» a Cataluña, tanto económica como socialmente.

La formación de Albert Rivera acusó al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a los partidos que le sustentan, de haber acabado con las instituciones y haber roto la convivencia en la comunidad autónoma. «Van a pasar a la Historia por haber dividido y arruinado a la sociedad catalana», remarcó Carrizosa, entre los aplausos de la bancada naranja.

El PP reprochó duramente la «división» que ha conllevado el proceso soberanista. «Primero vamos a tener que reconciliarnos entre todos los catalanes y luego entre los catalanes y los españoles. No va a ser fácil», apuntó su portavoz Alejandro Fernández. Más emotiva fue la diputada del PSC, Eva Granados, que denunció que el independentismo quiere crear un país «intolerante, sectario y excluyente» y se preguntó si es consciente de la división que está provocando. «Con la declaración de independencia hoy lo revientan todo», remató.

La línea menos contundente la encarnó la diputada de Catalunya Sí que es Pot, Marta Ribas, quien insistió en la celebración de un referéndum pactado. «Es muy grave responder a una barbaridad con otra barbaridad jurídica», resumió haciendo referencia al artículo 155 de la Constitución y a la DUI aprobada finalmente con la ausencia de los partidos constitucionalistas de la Cámara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos