Los obispos piden la libertad para los cuatro presos secesionistas

C. R. BARCELONA.

Los obispos de las diócesis catalanas salieron ayer en defensa de los cuatro dirigentes secesionistas que permanecen en prisión -Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Joaquim Forn- y pidieron su puesta en libertad. Los miembros de la jerarquía eclesiástica en Cataluña se pronunciaron ayer por primera vez sobre la situación de los cuatro dirigentes encarcelados, cuando dos de ellos -los 'Jordis'- cumplieron ayer cuatro meses desde su ingreso en la cárcel por su participación en el proceso secesionista.

Así, los obispos mostraron su «preocupación» por la situación de prisión preventiva de los tres diputados y el presidente de Ómnium y reclamaron «una reflexión serena» sobre su encarcelamiento. «Sin entrar en debates jurídicos -dijeron-, hay que propiciar el clima de diálogo que tanto necesitamos y en el que no se dejen de considerar las circunstancias personales de los afectados».

La Iglesia catalana, que no tiene conferencia episcopal como tal, ya hace tiempo que defiende las tesis de los soberanistas. Ayer aprovechando la cuaresma, la Conferencia Episcopal Tarraconense, que hace las veces de máximo cónclave catalán sin tener aún ese reconocimiento por parte de la Santa Sede, afirmó que en Cataluña hay un «problema político de primer orden» y defendió «la legitimidad moral» del independentismo.

Los obispos catalanes, repartidos en diez diócesis -Tarragona, Barcelona, Vic, Urgell, Sant Feliu, Terrassa, Tortosa, Lleida, Girona y Solsona-, consideraron asimismo que «es necesario que, con voluntad de servicio, los parlamentarios elegidos en las pasadas elecciones del 21-D impulsen los mecanismos democráticos para la formación de un nuevo gobierno de la Generalitat que actúe con sentido de responsabilidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos