La nueva ley electoral europea amenaza la presencia de los nacionalistas

R. C.

madrid. El pleno del Parlamento europeo aprobó ayer una reforma de la ley electoral comunitaria que obligará a España a establecer un umbral mínimo -ahora inexistente- en el conjunto del Estado para que un partido obtenga representación en la Eurocámara. Ese límite deberá fijarse al menos en el 2% y como máximo en el 5%, opción esta última que podría dejar fuera a formaciones minoritarias como PNV, PDeCAT, ERC o EH Bildu. Como falta menos de un año para los próximos comicios, la modificación no entraría en vigor hasta la convocatoria de 2024.

La norma, aprobada con 397 votos a favor, 207 en contra y 62 abstenciones, dictamina ese umbral mínimo para todos aquellos países con circunscripción única y más de 35 escaños. En la actualidad los únicos que no lo tienen regulado son España y Alemania, que es el que más ha presionado para su establecimiento lo antes posible a fin de frenar a la ultraderechista Alternativa para Alemania, que sin embargo ya obtiene en las encuestas más del 5%.

La reforma, que incluye otras recomendaciones no obligatorias dirigidas a impulsar el voto anticipado, por correo y electrónico, persigue evitar una mayor fragmentación de la Eurocámara. Este argumento no lo comparten los detractores de la nueva ley -la mayoría partidos minoritarios-, que consideran que lo que se busca es reducir la pluralidad. El eurodiputado Jordi Solé (Esquerra) advirtió ayer de que si las Cortes imponen al final el 5%, «es posible que formaciones que obtienen un 25% de los votos en Cataluña no tengan representación en Europa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos