La niña fallecida en Huesca presentaba signos de tortura

Concentración en recuerdo de la menor fallecida. :: j. blasco / efe
Concentración en recuerdo de la menor fallecida. :: j. blasco / efe

El cuerpo de la menor tenía hematomas circulares en las muñecas y en los tobillos que se podrían corresponder con marcas de ataduras

R. C. MADRID.

El cuerpo de la niña de ocho años fallecida este sábado en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza tras recibir una brutal paliza de su tío en el domicilio en el que ambos convivían en Sabiñánigo (Huesca) presentaba signos de tortura, según las primeras observaciones. La Guardia Civil, según informa el Heraldo de Aragón, encontró en el cadáver de la menor hematomas circulares en las muñecas y en los tobillos que se podrían corresponder con marcas de ataduras. Además, una prima de la víctima también habría declarado que su tío tuvo encerrada a la pequeña más de tres horas en una habitación.

A medida que avanzan las pesquisas, se desvanece la versión de la muerte accidental. Además, las pruebas radiológicas practicadas a la menor revelaron lesiones antiguas que también parecen apuntar a un caso de malos tratos continuados. De hecho, la niña tenía una fractura de tibia de la que no constan reseñas médicas o de asistencia.

La titular del Juzgado de Guardia de Jaca decretó ayer el ingreso en prisión preventiva, comunicada y sin fianza para el tío de la víctima, Iván P. P., de 33 años. Durante el interrogatorio, el joven detenido habría confesado ser el autor de la violenta paliza sufrida por la menor aunque en un primer momento, declaró que la niña se había caído por las escaleras. Fue él mismo quien dio aviso a los servicios sanitarios, el jueves por la tarde, de que la niña estaba malherida, alegando que se había caído por las escaleras. Pero la menor presentaba indicios de haber sufrido una agresión, así que los sanitarios activaron el protocolo de malos tratos y el hombre fue detenido. La menor falleció 24 horas después en el hospital Miguel Servet, donde fue ingresada dadas sus graves lesiones.

Además de escuchar la versión del arrestado, la juez tomó también declaración a dos menores de 12 y 15 años como testigos de los hechos ya que ambas vivían en la casa donde ocurrieron los hechos. Tras escuchar su declaración, y hasta que se esclarezca lo ocurrido, el fiscal ha pedido que ambas jóvenes pasen a estar tuteladas por los servicios sociales del Gobierno de Aragón.

Repulsa de los vecinos

La muerte de la menor causó una gran conmoción en Sabiñánigo, donde según fuentes de la localidad residía con sus hermanos, su madre, de origen argentino, y la actual pareja de ésta, cuyo hermano es el detenido. La madre trabaja fuera del municipio y al parecer la niña quedaba frecuentemente al cargo de su abuela.

Tras conocerse el trágico fallecimiento, unas 700 personas se concentraron ante las puertas del ayuntamiento oscense para mostrar su repulsa y dolor por la muerte de la pequeña. El alcalde de la localidad, Jesús Sierra, confirmó que los Servicios Sociales llevaban tres meses trabajando con la familia de la niña «por temas económicos». El consistorio decretó dos días de luto oficial por la muerte.

Fotos

Vídeos