La niña desaparecida en Málaga pudo morir al ser golpeada por un tren

Operarios de Adif inspeccionan la zona donde apareció la niña. :: Francis Silva
/
Operarios de Adif inspeccionan la zona donde apareció la niña. :: Francis Silva

La principal hipótesis es que la pequeña de tres años se desorientó y caminó tres kilómetros por la vía antes de tumbarse

A. R. / A. F. / J. C.

Málaga. El cuerpo de Lucía Vivar, una niña de tres años desaparecida la noche del miércoles en la localidad malagueña de Pizarra, fue encontrado a primera hora de la mañana de ayer junto a las vías del tren de la línea que une Málaga con Álora, después de ocho horas de una búsqueda que se inició a raíz de que se le perdiera la pista durante una cena familiar en un bar.

Fue el maquinista que realizaba el primer trayecto del día quien detectó el cuerpo de la pequeña. Horas más tarde, tras la inspección ocular del lugar y de haber recabado los primeros indicios, trascendía la hipótesis que cobraba más fuerza entre los investigadores de la Guardia Civil, que apunta a que la menor se despistó mientras jugaba, siguió la vía del tren desorientada a lo largo de tres kilómetros hasta que se cansó y se acurrucó en la vía. Fue allí donde la pequeña podría haber sido golpeada por un tren, por lo que se trataría de una muerte accidental. En este sentido, se pronunció el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, quien manifestó que el fallecimiento apunta a un accidente ocurrido después de que la niña se desorientara.

El cuerpo de Lucía fue trasladado hasta el Instituto de Medicina Legal de Málaga, donde se le practicó la autopsia. El examen reveló que la pequeña había fallecido por un traumatismo craneoencefálico severo y que su cuerpo no presentaba otras lesiones, aunque sí restos de grasa. Estos resultados serían compatibles con la hipótesis de la muerte accidental por el golpe del tren. Además, siempre según las fuentes consultadas por este periódico, la autopsia también recoge que la data de la muerte de la niña coincide con el momento en el que un tren habría pasado por el lugar en el que se encontró el cadáver.

Pese a ello, las mismas fuentes indicaron que la autopsia no es concluyente, ya que aunque se ha determinado que la causa de la muerte es un traumatismo craneoencefálico, no se conoce con certeza lo que pudo haberlo provocado o si sufría alguna lesión craneal previa. Así, serán los agentes de la Guardia Civil quienes continúen con las pesquisas que arrojen nuevos datos para esclarecer por completo este suceso. El hecho de que la niña apareciera a tres kilómetros del lugar en el que se le pierde el rastro y que, justo en el lugar en el que apareció el cuerpo, haya una vereda que da acceso desde la carretera a las vías del tren hace que no se descarte ninguna hipótesis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos