El mundo rechaza de forma rotunda reconocer la independencia

Sede de la Comisión Europea en Bruselas. :: a. ferreras/
Sede de la Comisión Europea en Bruselas. :: a. ferreras

Estados Unidos, la Unión Europea, Berlín, París, Roma, la OTAN o la ONU se posicionaron en favor de la Constitución española

ADOLFO LORENTE BRUSELAS.

No, no y no. Quien ideó esta palabra quizá lo hizo pensando en momentos como éste. Apenas dos letras cuya unión provoca un efecto rotundo y demoledor. No. Un mazazo seco, un inesperado 'crochet' a la mandíbula. Y, ayer, el mundo dijo no. Nein, non, não, ne... Y mil veces no. Un no proclamado de todas las formas y colores. No a la declaración unilateral de independencia de Cataluña. No. Un latigazo tan esperado como contundente. No.

Ayer, la realidad importaba poco. Se trataba de festejar la proclamación del adiós a España mientras en paralelo, la cruda realidad provocaba una cascada de reacciones internacionales que analizadas sin la ceguera del momento, suponen un revés en toda regla al Govern de la Generalitat. Para España, el eje clave era Bruselas- Washington, con las consabidas ramificaciones en Berlín y París. Esto es el mundo y el mundo, ayer, cerró filas con Madrid y Mariano Rajoy.

La partida esencial se juega en el tablero de la Unión Europea, en ese club al que la Cataluña independentista siempre ha aspirado a pertenecer con personalidad propia. Durante las últimas semanas, todos los grandes líderes europeos lo han dicho por activa y por pasiva. Respeto al Estado de derecho y a la Constitución española, como quedó constancia en la reciente entrega de los Premios de la Princesa de Asturias. «Para nosotros, nada cambia, nuestro único interlocutor sigue siendo el Gobierno de España», zanjó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que se pronunció a través de Twitter para recordar a Rajoy que espera que «use la fuerza de los argumentos y no el argumento de la fuerza». Y es que la UE no quiere más imágenes como las del 1-O. Esta es y será la gran línea roja. «Europa no necesita más fracturas», apostilló el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

También la OTAN y la ONU

Después de la de Tusk, la siguiente gran reacción fue la del Gobierno de Estados Unidos. Palabras mayores. Y como ya había dicho Donald Trump, Washington ni titubeó. «Cataluña es una parte integral de España, y Estados Unidos apoya las medidas constitucionales del Gobierno español para mantener a España fuerte y unida», aseguró la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert. Dicho de otro modo, vía libre al 155.

Un aval que también dio la canciller alemana, Angela Merkel. Lo hizo a través de su portavoz jefe, Steffen Seibert, quien suscribió un comunicado en el que Berlín apoya la «clara postura» de Rajoy en defensa del «orden constitucional» porque la «soberanía y la integridad territorial de España son y se mantienen inviolables». «Esperamos que los afectados aprovechen todas las oportunidades para el diálogo y la distensión», aseguró, al tiempo que destacó el esfuerzo del Gobierno español para «el ejercicio y la recuperación del orden constitucional». Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, volvió a dar «total apoyo» a Rajoy para «restaurar el Estado de derecho».

Según pasaba la tarde, las reacciones se iban sucediendo en cascada, como la del ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Angelino Alfano, quien expresó la «firme condena» de su Gobierno ante la DUI al considerarla «un gesto gravísimo y fuera del marco de la ley». «Italia ni la reconoce ni la reconocerá», zanjó.

Berlín, París, Roma.. Y Londres. El portavoz de Theresa May, la primera ministra británica, volvió a ratificar el apoyo que dio personalmente a Rajoy hace una semana en Bruselas. Ley, ley y ley. La misma que esgrimió ayer el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, de nuevo la voz más dura. «Nadie en la Unión Europea va a reconocer esa declaración. Más que nunca es necesario restablecer la legalidad como base para el diálogo y a fin de garantizar las libertades y derechos de todos los ciudadanos de Cataluña», recalcó.

También salió en defensa de España el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, o el de la ONU, Antonio Guterres, que pidió a todas las partes que dialoguen «para buscar soluciones dentro del marco de la Constitución». Ayer, el mundo dijo 'no'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos