Dan por muerto a un preso y recobra el conocimiento antes de la autopsia

Fue trasladado por los servicios funerarios dentro de una bolsa cerrada al depósito del Instituto de Medicina Legal de Oviedo

O. SUÁREZ / M. VARELA

gijón. Lo dieron por muerto en la celda de la cárcel donde cumple condena, lo introdujeron en una bolsa y los servicios funerarios lo trasladaron al Instituto de Medicina Legal de Oviedo. La sorpresa fue mayúscula cuando horas después recobró el conocimiento en el depósito de cadáveres en el que esperaba a que los médicos forenses le practicas en la autopsia. Según publica hoy 'El Comercio', fuentes próximas a la investigación señalan que podría tratarse de un episodio de catalepsia, en el que la persona permanece sin signos vitales aparentes durante un largo periodo de tiempo. Pasó de creerse que había fallecido a recuperarse en una habitación del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), custodiado por la Guardia Civil.

Gabriel Montoya Jiménez, de unos 50 años, cumple condena en el módulo ocho del penal asturiano. Ayer, sobre las 8 de la mañana, durante el recuento de presos, los funcionarios lo encontraron inconsciente dentro de su celda. Optaron entonces por aletar a los servicios sanitarios. Los médicos no le encontraron pulso. Carecía de signos vitales y su temperatura corporal daba a entender que había muerto durante la noche.

Se activaron todos los protocolos establecidos en caso de fallecimiento de reos dentro del centro penitenciario. Pasadas las 9 de la mañana el juez de guardia autorizó el levantamiento del supuesto cadáver y determinó que debía de ser sometido a una autopsia para determinar las causas concretas del deceso. El cuerpo fue introducido en una bolsa y llevado por los servicios funerarios al depósito del Instituto de Medicina Legal, en Oviedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos