Muere en prisión un etarra mientras hacía deporte

M. S. P.

madrid. El preso etarra Kepa del Hoyo Hernández, miembro del comando Vizcaya, murió ayer en la prisión de Badajoz de un infarto mientras practicaba deporte, según informó Instituciones Penitenciarias. Del Hoyo, de 46 años y natural de Almendralejo (Badajoz), sufrió una parada cardiorespiratoria cuando hacía ejercicio físico, en compañía de otros internos, en el módulo donde cumplía condena.

Del Hoyo fue detenido en Bilbao en 1998, junto a otras diez personas, en una macroredada ordenada por el juez Baltasar Garzón contra los grupos de apoyo del comando Vizcaya de ETA. Un talde que ya se había cobrado la vida de tres policías y un guardia civil y que planeaba atentados, entre otros, contra Xabier Arzallus, Carlos Iturgaiz o Leopoldo Barreda. Fue condenado por facilitar la información que sirvió para que miembros 'liberados' de ETA mataran en la localidad vizcaína de Basauri en septiembre de 1997 al policía nacional Daniel Villar Enciso. También hizo de informante para matar otro policía, Modesto Rico, asesinado en Bilbao en febrero de 1997. Escogió a Rico, según confesó después Del Hoyo, porque frecuentaba el bar de su hermana.

Fotos

Vídeos