Muere una niña de ocho años tras recibir una brutal paliza de su tío en Huesca

R. C.

MADRID. Una niña de 8 años falleció el viernes por la tarde en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza como consecuencia de la brutal paliza que supuestamente recibió el día anterior en su casa de Sabiñánigo (Huesca).

La Guardia Civil detuvo como presunto autor de los hechos al tío de la menor, un hombre de 30 años, que vivía con su madre, abuela de la víctima, en esta localidad oscense y que dio avisó a los servicios de emergencia indicando que la menor se había caído por las escaleras. Sin embargo, los médicos dudaron de la explicación al ver que presentaba numerosas magulladuras por todo el cuerpo y activaron el protocolo por posibles malos tratos. Dada la gravedad de las heridas y traumatismos sufridos, la niña fue trasladada de Sabiñánigo al centro hospitalario de la capital aragonesa donde, finalmente, falleció.

Los forenses habrían observado que el cuerpo de la víctima no sólo presentaba lesiones recientes, sino también antiguas. Esto significaría que la niña podría haber estado sufriendo malos tratos continuados, aunque habrá que esperar a las conclusiones de la autopsia. El Juzgado de Instrucción número 1 de Jaca se ha hecho cargo de este caso y ha decretado el secreto de las actuaciones.

Unas 700 personas se concentraron ayer ante las puertas del ayuntamiento de Sabiñánigo para mostrar su repulsa y dolor por la muerte de la pequeña. El alcalde de la localidad, Jesús Sierra, confirmó que, aunque no se encontraba bajo tutela, los Servicios Sociales de Base llevaban tres meses trabajando con la familia de la niña «por temas económicos». El consistorio decidió decretar dos días de luto oficial por la muerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos