Moody's avisa de que el secesionismo dañará la confianza económica y el gasto en consumo

R. C.

madrid. Las advertencias acerca de los peligros que conlleva el independentismo para la recuperación de la economía española llegan días tras día. Ayer fue el turno de la agencia de calificación Moody's, desde donde se alertó de que la incertidumbre asociada a las tensiones políticas en Cataluña probablemente tendrá implicaciones negativas sobre la confianza económica y el gasto de los consumidores, tanto en España como en la comunidad autónoma. Para la agencia de calificación, que recientemente rebajó sus proyecciones de crecimiento de la economía española hasta el 2,9% en 2017 y hasta el 2,3% en 2018, una escalada de la tensión tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución sería «negativa» para el perfil de crédito de ambas partes.

En este sentido, Moody's apunta, según recoge Europa Press, a que las causas judiciales contra los dirigentes secesionistas y una hipotética campaña de desobediencia por parte de los funcionarios catalanes en respuesta recrudecerían el confrontamiento, y con ello el daño económico. Además, afirma que la inestabilidad política de los últimos meses está teniendo claramente un «impacto negativo» sobre la economía de Cataluña por la «depresión» de la inversión extranjera y la ralentización del turismo, un dato que ya ha sido confirmado desde distintos organismos nacionales. En cualquier caso, la calificadora mantiene la nota de solvencia de la deuda de Cataluña en 'Ba3' con perspectiva 'negativa', calificación considerada como 'bono basura' y que, prácticamente, impide acceder a los mercados de crédito.

Podría ser peor

Puede que no se haya llegado a lo peor, pero «al menos por ahora, las crecientes tensiones contrarrestan el impacto favorable de una serie de acontecimientos positivos en el sector financiero y la economía de España», sostiene Moody's, que considera que el impacto del conflicto sería «más grave» si empeorase el acceso de España a los mercados de deuda

A pesar de todo, la agencia calificadora observa «pocos indicios» de que la deuda soberana española se esté viendo afectada por la crisis catalana, pues la rentabilidad actual del bono a diez años es inferior a la que tenía antes de la celebración del referéndum ilegal, si bien Moody's subraya la «vulnerabilidad» de la economía española por sus «significativas» necesidades de financiación exterior -a pesar de estar disminuyendo- en un momento de incertidumbre como es el actual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos