Moncloa estudiará si el programa del próximo aspirante a la Generalitat es recurrible

N. VEGA MADRID.

Sea quien sea el próximo candidato a presidir la Generalitat en Cataluña, el Ejecutivo estudiará si el programa de gobierno con el que solicita la confianza de la Cámara autonómica es o no recurrible y cuándo. De momento, en la Moncloa recelan del pacto entre Junts per Catalunya y Esquerra; un acuerdo que recoge la creación de un borrador de constitución catalana con el objetivo de atraer los votos de la CUP en la investidura. «Este documento choca y se contradice de forma palmaria con las buenas palabras y el acatamiento de las decisiones del Tribunal Constitucional que han expresado ante el juez todos los que han declarado ante el Supremo», censuró ayer Íñigo Méndez de Vigo.

A juicio del portavoz del Gobierno, los «procesos constituyentes» que plasman las fuerzas independentistas en el papel no se asemejan tanto a la «Dinamarca mediterránea» de Artur Mas como al «modelo venezolano». «Esto es un engaño más -advirtió en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros-, parte de la farsa». En todo caso, está por ver si el pacto sirve también para investir al próximo aspirante que el independentismo ponga sobre la mesa después de que el juez Pablo Llarena denegara ayer al número dos de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez, el permiso para salir de prisión y acudir a defender su investidura el próximo lunes.

Méndez de Vigo se limitó a reiterar que el Ejecutivo respeta las decisiones de los tribunales, llamó al acatamiento de la resolución judicial e instó, por lo tanto, a los partidos secesionistas a buscar un candidato dentro del orden constitucional. «Yo creo que no se puede engañar sucesivamente a los catalanes -reprochó el portavoz-, el Gobierno cree que una persona que está en prisión provisional no está en situación de ejercer unas funciones como las que exige ser el presidente de Cataluña».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos