La moción de censura será una amenaza toda la legislatura

R. G. MADRID.

Pedro Sánchez no tiene previsto embarcarse ahora en una moción de censura pero no descarta presentarla a lo largo de la legislatura. Mariano Rajoy, por tanto, va a tener esa amenaza sobre su cabeza hasta 2020. «Que no planteemos ahora una moción de censura no significa que la descartemos. Lo que no puede ser es que sea improvisada, debe ser dialogada». Todo lo contrario de lo que, a su entender, hizo Pablo Iglesias con la que presentó el 13 de junio, y que fue derrotada con la abstención del PSOE.

El líder socialista hizo un balance «positivo y esperanzador» de la ronda de contactos que ha mantenido con Iglesias, Albert Rivera y Alberto Garzón. Con todos encontró elemento de sintonía. Con Ciudadanos, en regeneración democrática; con Podemos, en políticas sociales; y con Izquierda Unida, en nuevos derechos, como la eutanasia.

Su conclusión es que «el rumbo está claro» aunque no se compartan los ritmos porque, por ejemplo, Podemos tiene una «prisa» por desalojar a Mariano Rajoy de la Moncloa que él no comparte. Sánchez cree que los vetos mutuos entre Podemos y Ciudadanos no son insalvables y que hay territorios donde la colaboración de las tres fuerzas es muy factible. Entre ellos, la reforma constitucional o la ley electoral.

De lo que sí parece haber desistido es del entendimiento global a tres bandas para construir una alternativa a Rajoy. «A falta de un acuerdo global, podemos ponernos de acuerdo sobre políticas» concretas que desmonten la legislación impulsada por el PP con su mayoría absoluta.

Esta estrategia no significa, avisó el líder socialista, una oposición de tierra quemada. En su encuentro con el Rey, garantizó que el PSOE bajo su liderazgo va a hacer «una oposición de Estado» con un proyecto de «renovación nacional» basado en diez compromisos, entre ellos la reforma constitucional.

Fotos

Vídeos