Millet y Montull ingresan en la cárcel por el expolio del Palau

Los responsables del expolio del Palau de la Música intermediaron en la financiación ilegal de Convergència

C. REINO

barcelona. FFélix Millet y Jordi Montull, antiguos responsables del Palau de la Música y condenados por el expolio perpetrado a la entidad cultural, pasaron ayer su primera noche en la prisión de Brians 1, en la provincia de Barcelona. Millet fue condenado hace veinte días a nueve años y ocho meses de prisión y Montull, a siete años y seis meses, por perpetrar un expolio a la entidad cultural, valorado por el juez de 23 millones de euros. Millet llegó al centro penitenciario en una ambulancia por sus problemas de movilidad y su avanzada edad (al juicio asistió en silla de ruedas), y Montull fue conducido en una furgoneta de los Mossos.

Su ingreso se produjo ocho años después de que los Mossos irrumpieran en el Palau, destapando el caso, y horas después de que la Audiencia Provincial de Barcelona decretara, tras la vista solicitada por la Fiscalía para pedir medidas cautelares, prisión provisional, comunicada y sin fianza. En cambio, el tribunal no ordenó la entrada a la cárcel a los otros dos condenados en el juicio, Gemma Montull y Daniel Ósacar, que eluden el ingreso en prisión a la espera de que la condena sea firme tras el recurso al Supremo. La hija del exnúmero dos del Palau fue condenada a cuatro años y seis meses y el extesorero de Convergència, a cuatro años y cinco meses.

El tribunal de la sección décima de la Audiencia de Barcelona, el mismo que enjuició el 'caso Palau', envió a prisión a los dos saqueadores porque considera que «existe evidente riesgo de fuga». «Ni la edad ni el estado de salud de ambos son razones en sentido contrario», según el auto, que ordenó el «ingreso inmediato en prisión de forma provisional durante el tiempo de resolución de los recursos de casación ante el Tribunal Supremo».

Los abogados defensores criticaron la decisión judicial. «Como no le ponga un turbo a la silla de ruedas, no sé cómo va a huir», afirmó el letrado de Millet, Abraham Castro. Su hermana dijo que «no durará» mucho en la cárcel porque necesita que se lo hagan todo. El abogado de Montull vio un motivo de escarnio. «Era la foto que se tenía ganas desde hace tiempo», aseguró.

El 'caso Palau' supuso el juicio a toda una época y representó el fin del 'oasis' catalán. Doce personas fueron condenadas durante el juicio, que demostró que Convergència Democrática se financió de manera ilegal a través del pago de 'mordidas' de empresas constructoras, operación en la que Millet y Montul jugaron un papel capital.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos