El mayor buque de guerra español pone rumbo a la misión de Irak

Portaaviones Juan Carlos I. :: efe/
Portaaviones Juan Carlos I. :: efe

M. BALÍN

madrid. El portavaaviones Juan Carlos I, el mayor buque de guerra español, y la fragata Blas de Lezo ya se encuentran en alta mar rumbo a Kuwait, donde realizarán el despliegue estratégico de cinco helicópteros del Ejército de Tierra -tres Chinook y dos Cougar- que operarán en la base iraquí de Camp Taji, donde se integrarán con las unidades estadounidenses en beneficio de la operación 'Inherent Resolve'.

La misión de la fragata durante la operación será la de proporcionar protección de escolta al Juan Carlos I. Además de los 282 miembros de la dotación con los que sale a navegar, el portaaviones de 27.000 toneladas y 232 metros de eslora cuenta con una unidad aérea embarcada compuesta por 95 personas, cuatro aviones Harrier y dos helicópteros, y un grupo naval de playa integrado por 20 personas. A bordo de la Blas de Lezo navegan los 194 miembros de su dotación, incluido un equipo de Infantería de Marina.

Esta misión está bajo el mando operativo del Jefe del Estado Mayor de la Defensa y con ella se pretende alcanzar los siguientes objetivos, según el Ministerio de Defensa: proyectar la capacidad de las Fuerzas Armadas en escenarios lejanos en conflicto, contribuir a la protección de los intereses comerciales en los puertos de Bombay (India) y Alejandría (Egipto) durante el regreso a España y dar estabilidad en áreas de interés en el norte de África establecidas en la Estrategia de Seguridad Nacional.

Con respecto al Juan Carlos I, está diseñado y construido íntegramente en España y puede proporcionar varios perfiles de misión por su capacidad anfibia y aeronaval, así como de transporte estratégico y asistencia humanitaria. Su actual comandante es el capitán de navío de la Armada, José Lago Ochoa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos