Marjaliza apunta a los socialistas Pedro Castro y Tomás Gómez en el cobro de comisiones

M. B. MADRID.

El constructor y presunto cerebro empresarial de la trama 'Púnica', David Marjaliza, encendió ayer el ventilador en la Audiencia Nacional dentro de su estrategia de confesar los hechos en busca de atenuantes. El acusado aseguró al juez instructor de esta «gigantesca» red de tráfico de influencias que pagó comisiones a políticos del PP, PSOE e IU en la Comunidad de Madrid a cambio de adjudicaciones. En concreto, que entregó entre 3.000 y 6.000 euros a los cargos públicos en diversos municipios madrileños a cambio de que dieran a sus empresas la construcción de vivienda pública, según señalaron fuentes jurídicas presentes en la declaración.

Marjaliza detalló que con este sistema logró adjudicarse más de 1.000 viviendas entre los años 2000 y 2013 en localidades como Parla, Getafe y Valdemoro, donde Granados fue alcalde antes de dar el salto con Esperanza Aguirre. Mencionó el ayuntamiento de Getafe, aunque en ese momento gobernaba el socialista Pedro Castro, las comisiones las abonó a la representación del PP. Igualmente, aseguró que Castro, expresidente de la FEMP, fue una de las personas a las que le entregó dinero. Y en Parla dijo que llegó a pagar 600.000 euros a «un tal José Luis» que decía ser un intermediario del entonces alcalde socialista Tomás Gómez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos