El líder de Podemos aboga por legalizar la marihuana y exportarla

A. A.

madrid. Pablo Iglesias es abiertamente partidario de legalizar el consumo de marihuana y de vendérsela a otros países. El líder de Podemos defiende esta posibilidad en base a dos argumentos. El primero de ellos es que el uso recreativo de esta droga no es, en su opinión, más perjudicial que beber ron y vodka o fumar tabaco. «No creo que nadie en este país vaya a plantear que se prohíba el alcohol», justificó ayer Iglesias durante una entrevista en Radiocable.

La legalización podría, además, reportar importantes beneficios para las arcas públicas. Según los cálculos del secretario general de la formación morada, dejaría de ser necesario dedicar recursos policiales a la persecución del trafico ilícito de esta sustancia. Y no solo eso. El dinero recaudado mediante la venta reglamentada de la marihuana podría dedicarse a construir uno de los mejores sistemas de salud de todo el mundo, añadió. Pero, además, el cultivo controlado de esta droga podría convertir a España en una potencia exportadora. Mejor venderle marihuana a otros países que armamento, zanjó el secretario general.

Iglesias llamó a abrir un diálogo sobre este tema, a semejanza del que está ocurriendo en otros países como Canadá, y a adoptar «una postura progresista, liberal y sensata». El líder de Podemos, incluso, ironizó al señalar que le sería posible fumar «una pipa de la paz» de marihuana con el expresidente socialista Felipe González, con quien ha mantenido sonoros encontronazos desde que dio el salto a la política nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos