Leonor, la cuarta mujer en ingresar en la prestigiosa orden

Durante cinco siglos, las mujeres estuvieron vetadas en la Orden del Toisón de Oro. Ayer, en pleno siglo XXI, la Princesa de Asturias recibió la distinción de manos de su padre, el gran maestre de la orden de caballería más antigua del mundo junto con la Jarretera inglesa. La primogénita de Felipe VI se convirtió así en la cuarta mujer que ingresa en este selecto 'club', tras las reinas Beatriz de Holanda, Margarita de Dinamarca e Isabel de Inglaterra.

Su abuelo Juan Carlos I rompió con la tradición del monopolio masculino del Toisón, y en 1985, el monarca entregó la condecoración a la reina de Holanda, durante la visita que realizó a España como «muestra de la tradicional amistad entre los Países Bajos y España». Poco después, siguió los mismos pasos con la reina de Dinamarca, a la que le unen lazos sanguíneos y quien dos años antes, en octubre de 1983, había viajado también a Madrid.

La tercera monarca que recibió la orden en grado de caballero fue Isabel II en 1988, durante el viaje de Estado que realizó a España. La soberana británica lució el vellocino de oro el pasado julio durante la visita oficial que don Felipe y doña Letizia hicieron al Reino Unido.

La orden del Toisón de Oro fue creada en 1430 por Felipe el Bueno, duque de Borgoña, con motivo de su matrimonio con Isabel de Portugal y pasó a la Corona española a través de su nieto Carlos I de España y V de Alemania. La distinción consta de un collar de oro con las armas del ducado de Borgoña, del cual cuelga el mítico vellocino de oro. La particularidad de la condecoración, que han recibido cerca de 1.200 personalidades en el mundo, es que los collares deben ser devueltos a la Orden tras el fallecimiento del titular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos