Juzgan por cinco delitos al magistrado que obligó a dimitir como diputada a Victoria Rosell

R. C. MADRID.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias acordó ayer abrir juicio al magistrado de la Audiencia de Las Palmas Salvador Alba por delitos de prevaricación judicial, cohecho, falsedad, revelación de secretos y negociaciones prohibidas a funcionarios. La Fiscalía pide diez años de cárcel para el magistrado Alba, al que acusa de haber manipulado una causa penal que instruía en sustitución de la juez Victoria Rosell con el propósito de perjudicar a su colega, que en aquel momento era diputada de Podemos.

Alba está acusado de haber orientado la declaración del procesado en una causa penal que instruía, el empresario Miguel Ángel Ramírez, con la supuesta finalidad de perjudicar a Rosell, de forma que se hiciera ver que esta había retrasado su tramitación movida por intereses personales, en concreto las relaciones profesionales que la pareja de la juez mantuvo con Ramírez.

Todo ello ocurrió en un momento, marzo de 2016, en el que el Tribunal Supremo tenía sobre la mesa una querella del entonces ministro José Manuel Soria contra Rosell por esa supuesta mala conducta profesional como juez, que se admitió a trámite, entre otras cosas, con base en los informes que había remitido su sustituto en el juzgado. La denuncia de Soria se archivo unos meses después.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos