Junts per Catalunya afirma que «nada impide» investir a Puigdemont

Carles Puigdemont posa ayer en Bruselas con diputados electos de Junts per Catalunya. :: s. Lecocq / efe/
Carles Puigdemont posa ayer en Bruselas con diputados electos de Junts per Catalunya. :: s. Lecocq / efe

El grupo se reúne por primera vez con su líder en Bruselas para cerrar filas en torno a su figura y mantener la presión sobre Esquerra

ADOLFO LORENTE

bruselas. Si alguien todavía cree que Carles Puigdemont se echará a un lado en el último minuto para facilitar la investidura de un nuevo president de la Generalitat, mejor ir quitándose la idea de la cabeza porque él y Junts per Catalunya irán hasta el final con todas las consecuencias. La conjura se suscribió en el 'exilio' bruselense, donde ayer se reunió por primera vez el grupo parlamentario a las órdenes de su líder, huido hace ya 75 días. «Nuestro plan A, B, C y Z es investir al presidente Puigdemont. No hay nada que lo impida», zanjó Elsa Artadi, diputada y jefa de campaña de JxCAT. El expresident, por su parte, rechazó hacer declaraciones. Nada, ni una palabra, ni siquiera por plasma. Delegó en Artadi. ¿Un simulacro de lo que ocurrirá en la sesión de investidura? Es una de las incógnitas que siguen sin despejarse.

Otras, por contra, quedaron resueltas. Van con todo. O sí o sí. Poco importan las formas, si por Skype o facultando a otro compañero. Da igual la opinión de los letrados del Parlament. «Aún no hay ningún informe oficial, pero quien tiene que decidir cómo se aplica el reglamento es o el presidente y la Mesa, o el pleno del Parlament, que es soberano», subrayó sugiriendo que ignorarán el informe en el probable caso de que no avale una investidura a distancia.

Hubo mucha ambigüedad, sobre todo en temas clave como el regreso de Puigdemont o la entrega de su acta de diputados de los encarcelados o los exconsejeros huidos. Sin embargo, el propósito de ayer era lanzar un mensaje más o menos contundente que sirviera para marcar el terreno a varios destinatarios. Madrid, cómo no, pero también Esquerra Republicana, que al fin y al cabo son los que tienen la llave de la elección.

La formación dice que no hará volver a sus tres diputados fugados para que vayan a prisión

ERC, sin embargo, ya ha advertido de que condicionarán su forma de proceder en función del futuro informe de los letrados. «Estamos convencidos de que el 29, 30 ó 31 de enero, cuando se fije el pleno correspondiente, Carles Puigdemont se convertirá en el presidente de todos los catalanes», insistió el portavoz del grupo, Eduard Pujol. Sigue la presión. «Queremos enviar un mensaje a toda la ciudadanía que está pendiente: esto acabará bien porque haremos las cosas bien, aplicando el reglamento como se ha hecho toda la vida», dijo.

«No descartamos nada»

¿Cómo? «No descartamos nada». ¿Es posible el regreso de Puigdemont a España de cara a la investidura? «No descartamos nada». ¿Los diputados huidos o encarcelados entregarán su acta de diputado para que corra lista y no haya sorpresas el día de la investidura? Tampoco descartan nada. En realidad, sólo descartaron una cosa: que Carles Puigdemont no sea presidente de la Generalitat porque «los ciudadanos han votado masivamente a los independentistas, que han ganado claramente las elecciones», manifestó Elsa Artadi.

En aquellas elecciones, la gran promesa del expresident fue que volvería si ganaba. ¿La cumplirá, como insisten en exigirle ERC? «No descartamos nada. Nuestra opinión, si pudiéramos escoger, es que los tres volviesen esta tarde con nosotros, pero es evidente que no es posible. No les haremos volver para que vayan a prisión, no tendría sentido», señaló Artadi. Por otra parte, pasó puntillas sobre las declaraciones judiciales de sus diputados Jordi Sánchez y Joaquim Forn, renegando de la vía unilateral.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos